Mi bebé y yo

¿Por qué elegir el parto en el agua?

( 0 votos) load

El niño pasa del líquido amniótico al agua, siendo alumbrado con una transición menos traumática. Pero éste no es el único motivo para elegir el parto en el agua. Descubre cuándo es posible tenerlo.

El sueño de muchas futuras mamás es, sin duda, tener un parto sin mucho dolor, y parece ser que el parto en el agua pueda ofrecer esta posibilidad. Hay muchos clichés sobre el parto, y algunos también sobre este método experimentado por primera vez por un ginecólogo ruso, Igor Tjarkowskij, y más tarde en Francia por Michel Odent.

En España, todavía no hay muchos centros que ofrezcan esta opción. Veamos cuáles son los pros y los contras de un parto en el agua.

- Entre los efectos positivos, encontramos, en primer lugar, que la expulsión es más natural para el bebé, pero además que el efecto analgésico del agua caliente, que aumenta la producción de endorfinas y oxitocinas, facilita las contracciones. Otros beneficios del parto en el agua están relacionados con los movimientos que, atenuados por el agua, son más suaves tanto para la mamá como para el bebé. Otra ventaja es un menor uso de la episiotomía, porque la dilatación ocurre de forma más gradual, así como un menor número de pujos.

- Entre los aspectos negativos, encontramos la carencia en España de centros que permitan a la mujer elegir el parto en el agua, pero también la necesidad de que la mujer haya tenido una gestación totalmente fisiológica, sin pérdidas de sangre, sin patologías, como la gestosis, y sin enfermedades anteriores, como la hipertensión.

También la posición del feto es fundamental para la elección del trabajo de parto en el agua: debe haber proporción con las medidas de la pelvis materna y la posición occipital. Es imposible tener un parto en el agua en caso de parto prematuro o postérmino, porque estas condiciones podrían necesitar intervenciones de emergencia.

Muchos se preguntan sobre la posibilidad de que, en el agua, haya problemas de higiene o que el bebé se ahogue. En realidad, las bañeras estándares de 2 metros por 1 metro y medio son de fibra de vidrio, un material que se puede higienizar perfectamente. Por otro lado, es imposible que el recién nacido pueda ahogarse, porque ya hay en él el reflejo de apnea.

Si consigues superar estos miedos y tienes una relación natural y relajante con el agua, ¿por qué no plantearse esta posibilidad? ¿Cómo te gustaría que naciera tu bebé? ¡Danos tu opinión!

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

¿Por qué elegir el parto en el agua? Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (1)

siii yo quiero que mi bebe nazca en agua..