Síguenos
Mi bebé y yo

Parto en el agua: 4 razones para elegirlo

( 1 voto) load

Este tipo de parto ofrece una mayor sensación de relajación y de intimidad para la futura mamá, permite una mayor libertad de movimientos y reduce las intervenciones médicas. ¡Conoce todos sus beneficios!

El parto en el agua es una experiencia que puede resultar muy placentera para la futura mamá. El hecho de estar sumergida en una bañera con el agua a 37 ºC, aproximadamente, ejerce un notable efecto relajante y contribuye a aliviar el dolor de las contracciones; además, la bañera, más grande que la de casa, permite a la embarazada adoptar las posiciones que le resulten más cómodas en cada momento: puede sentarse, tumbarse, ponerse de lado o a gatas, etc. Te explicamos los principales beneficios del parto natural en el agua.



big Img
Foto 1 de

|

Un ambiente más íntimo
En la estancia, no existe el barullo típico de las salas de parto; la luz es muy difusa y reina el silencio. La futura mamá sólo está acompañada por la matrona y por su pareja (o la persona que ella haya escogido), y el ginecólogo únicamente interviene en caso de que resulte necesario. En este tipo de parto, todo está pensado para favorecer la intimidad de la parturienta: la mamá se siente envuelta en un cálido abrazo, casi en un estado de suspensión, que se asemeja al ambiente en el que el bebé vive dentro del útero. Esta sensación de bienestar permite a la mamá dejarse llevar, escuchar los mensajes que le envía su propio cuerpo y secundar el descenso del niño por el canal del parto.

|

Menos intervenciones externas
En el parto en el agua, se reducen las intervenciones de la matrona. Obviamente, se respetan los protocolos estándar de asistencia al parto: de forma periódica, se ausculta el latido cardíaco fetal y se hace la monitorización, pero estos controles se realizan de forma menos frecuente que en un parto tradicional, y no es necesario que la mujer salga del agua, ya que, para ello, se utilizan instrumentos adecuados. También se reducen las visitas para controlar el proceso de dilatación, que suelen realizarse cuando la futura mamá sale de la bañera: si bien no existen contraindicaciones para permanecer dentro del agua durante todo el trabajo del parto, se suele invitar a la mamá a alternar períodos de inmersión con períodos fuera de la bañera, para que pueda tumbarse en la camilla o apoyarse en otros soportes presentes en la habitación.

|

Sólo el trabajo o también el parto
La mujer puede escoger libremente entre permanecer en el agua sólo durante el trabajo del parto o continuar hasta el nacimiento del bebé. La bañera permite a la matrona asistir el parto en el agua. Y el bebé no sufre en modo alguno; es más, apenas sale de la barriga de la mamá, se encuentra inmerso en un ambiente similar al que ha estado viviendo durante nueve meses y, hasta que no sale del agua, le continúa llegando sangre oxigenada que proviene directamente del cordón umbilical.

|

¿Un parto más rápido?
Algunos estudios han puesto de manifiesto que dar a luz en el agua comporta una reducción del recurso a la episiotomía y de los tiempos del parto. No se puede hablar de diferencias significativas, pero es indudable que, cuanto más relajada esté la mamá, menos miedo tendrá, y más fácil será que se deje llevar. De este modo, hay más posibilidades de que el parto se desarrolle de forma fisiológica y requiera menos intervenciones médicas.

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Beneficios del parto en el agua Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)