Mi bebé y yo

Cómo beneficia el parto natural al bebé

( 2 votos) load

El hecho de que el trabajo del parto sea fisiológico y natural es bueno para el niño, pero debe durar lo suficiente para que el pequeño pueda disfrutar de todos sus beneficios.

 

El nacimiento sin un trabajo adecuado y los tiempos necesarios para el parto es muy arriesgado, como, por ejemplo, el que tiene lugar con la cesárea programada o en el caso de un parto precipitado. Nacer en una sala de quirófano significa nacer sin preaviso y esto expone al niño a un riesgo siete veces mayor en su adaptación respiratoria. El parto normal, natural, prevé, sin embargo, una serie de mecanismos que preparan al recién nacido a la vida fuera del útero materno. El bebé que ve la luz después de un trabajo de parto adecuado respira mejor, está más activo y succiona el pecho de un modo más eficaz: es decir, se adapta más fácilmente a su nueva condición. Éstos son otros de los beneficios que el parto natural tiene para el bebé:

- La importancia de nacer en el momento justo. En un parto normal, es el niño el que decide cuándo nacer. En el momento en el que está listo, su cerebro produce sustancias que bloquean las hormonas del embarazo (progesterona) y pone en marcha el proceso que induce a la placenta a producir prostaglandinas, las hormonas que inducen el parto. La mamá empieza a tener contracciones sólo cuando el bebé "toca este botón". Sólo después de que el trabajo de parto se active por el recién nacido, podemos estar seguros de que el pequeño ya está listo para nacer.

El niño respira mejor. Durante el descenso del niño por el canal del parto, el pequeño realiza movimientos activos de rotación y de propulsión (para los que se ha entrenado a lo largo del tercer trimestre de embarazo) y su caja torácica se comprime. Después, gracias a la elasticidad de sus huesos, en el momento de salir, la caja torácica del niño se expande y estimula al pequeño a respirar. Pero no sólo eso: durante el trabajo del parto, se activan numerosas hormonas y mediadores químicos, que favorecen la maduración de los pulmones.

- Un perfecto orden hormonal y metabólico. Durante un trabajo de parto norma, el niño también produce muchas catecolaminas (hormonas como la adrenalina). Esto permite activar el sistema metabólico (para producir energía y calor) y optimizar la eficacia del corazón y de la circulación sanguínea del pequeño: la presión se eleva, así como la predisposición de alerta. En efecto, son estas hormonas las que mantienen al bebé en alerta durante las primeras dos horas después del parto, en las que el recién nacido está "programado" para buscar activamente el pecho y cogerse. El hecho de que el pequeño se coja al pecho de forma precoz es la mejor manera de iniciar la lactancia, precisamente porque es un comportamiento innato en la especie humana. En ese momento, también se produce la colonización por parte de las bacterias "buenas", presentes en la piel de la mamá, útiles para potenciar las defensas inmunitarias del bebé.

Te puede interesar

Parto natural: ¿tiene beneficios para el bebé? Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)