Mi bebé y yo

Los beneficios del parto natural para la madre

( 2 votos) load

Dar a luz de forma natural o fisiológica, sin medicamentos ni intervenciones, es bueno para la mamá. Te explicamos, uno a uno, cuáles son estos beneficios.

 

El parto fisiológico o natural no sólo tiene menos riesgos que el parto medicalizado, sino que, sobre todo, ofrece en sí mismo grandes beneficios para la mamá. Te explicamos, uno a uno, cuáles son:

- Hormonas en cascada. No debemos olvidar que somos mamíferos: a lo largo de la evolución de nuestra especie, se han puesto a punto complejos mecanismos de tipo neuro-hormonal destinados a facilitar el nacimiento, además de a proteger al recién nacido en un momento de mucha vulnerabilidad. En el caso de un parto medicalizado, el cóctel de hormonas necesario no puede ser producido, pues se bloquea el funcionamiento de la parte más antigua del cerebro, de la que dependen nuestras actividades más instintivas. Las visitas a la sala de partos, las luces intensas, los ruidos y las intervenciones activan la neocorteza, la de la racionalidad, que, sin embargo, es la que debería estar en "reposo". Sin embargo, de estas hormonas (como la oxitocina, la prolactina, las endorfinas) dependen la apertura del útero, la salida del niño, la posibilidad de la mamá de sentir un poco de dolor y de estar más sensible a las necesidades del niño… Todos estos son elementos que facilitan un inicio positivo de su relación futura.

- Lo que el cuerpo necesita. Un parto que se desarrolla según la naturaleza es aquél que tiene lugar sin obstáculos, con las pausas necesarias entre una contracción y la siguiente. En esos intervalos, el organismo materno tiene el tiempo de recuperar energías; hay un momento entre el período de dilatación y el expulsivo, en el que el cuerpo se relaja antes de afrontar el esfuerzo final. Se produce una especie de paradoja: la naturaleza ralentiza todo el proceso porque, de este modo, hace que el trabajo del parto se desarrolle de un modo más dulce.

- Periné íntegro. Si los tiempos y las fases del parto se respetan, es probable mantener el periné íntegro, evitando las pequeñas heridas (de primer y segundo grado), o episiotomía, que pueden tener lugar. El periné está compuesto por varias capas de músculos, colocados en la parte más baja de la pelvis. Cuando la cabeza del niño llega a apoyarse sobre el periné, se inicia el período de expulsión: las fibras musculares, las horizontales, se ponen en posición vertical, alargando el túnel por el que el niño tiene que salir. Si la mamá tiene la libertad para empujar sólo cuando siente la necesidad y de adoptar las posiciones más cómodas para ella, el periné dejará pasar la cabeza del niño sin lacerarse y la episiotomía, es decir, el corte quirúrgico que, a menudo, se realiza para agilizar el paso del niño, no será necesaria.

- Aumento de la confianza en una misma. La mamá que consigue arreglárselas por sí sola en el momento del parto se siente más fuerte y, más tarde, tendrá la energía suficiente para cuidar del bebé. Los estudios confirman que, en caso de parto fisiológico, las mujeres se sienten más satisfechas, con un mayor bienestar, y sufren menos depresión posparto.

- Relación más fácil con el bebé. Durante la primera hora después del parto, la oxitocina mantiene el máximo nivel de concentración en la sangre precisamente porque actúa sobre la mente de la madre, favoreciendo el "enamoramiento" por el hijo, y el inicio de su relación con él. Además, las elevadas concentraciones de endorfinas inmediatamente después del nacimiento hacen que el primer contacto entre la mamá y el niño se viva como extremadamente agradable para ambos.

- Una lactancia mejor. También aquí entra en juego la oxitocina: durante todo el tiempo que dura la lactancia materna, esta hormona estimula la actividad contráctil de las células musculares que permiten la emisión de leche. Cuando, por el contrario, en la reciente mamá prevalecen sentimientos de angustia, la producción de oxitocina puede disminuir tanto que, incluso, puede llegar a bloquear la producción de leche (que está, pero que no consigue fluir a causa de la ineficaz contracción de las células musculares que rodean los acinos en lo que está recogida antes de llegar hasta los conductos galactóforos).

- Rápida recuperación. Después de un parto fisiológico, sin episiotomía, la mamá se siente tan bien que puede ponerse pronto de pie. Puede sentirse mareada, porque en todos los nacimientos se pierde sangre y la tensión disminuye. Por ello, es mejor que la madre descanse y esté tumbada con el niño a su lado. Sin embargo, el dolor desaparece. ¿Por qué? El dolor está relacionado con las contracciones y con el estiramiento de los tejidos. Cuando el niño sale, todo esto desaparece, pero aún están circulando por su organismo una elevada cantidad de endorfinas, que tienen un efecto relajante, analgésico, que proporciona a la mamá euforia y bienestar.

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Parto natural: los beneficios para la madre Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)