Mi bebé y yo

Parto rápido: ¿de qué depende?

( 2 votos) load

Incluso si eres una mamá primeriza, el nacimiento del bebé puede ocurrir rápidamente. Los factores que determinan la duración del parto son muchos. Conozcámoslos a continuación.

¿Qué quiere decir, exactamente, “parto rápido”? Los parámetros cambian mucho dependiendo de si se trata del primer o del segundo hijo. La primera vez, la duración media de trabajo y parto es de ocho horas. La dilatación del cuello uterino es lenta (aumenta a la velocidad de un centímetro por hora) y el tiempo empieza a calcularse desde que el cuello del útero está completamente plano y las contracciones se presentan a intervalos regulares, cada cinco minutos. En estos casos, se considera rápido un parto que dura menos de cuatro horas. Esta duración, en cambio, puede ser normal para las mujeres que ya han tenido otros hijos: en este caso, la dilatación va mucho más rápida (2 o 3 centímetros por hora). Y el parto puede durar incluso menos de una hora.

La tonicidad influye en la duración del parto

¿De qué depende la posibilidad de que el mecanismo del parto se acelere? No se conoce la respuesta con precisión, pero es probable que se deba, sobre todo, a condiciones metabólicas y localizadas, como la tonicidad de las fibras uterinas, sobre todo, a nivel del cuello del útero. Algunas mujeres tienen fibras muy elásticas, e incluso si las contracciones no son muy intensas, consiguen tener una buena dilatación. Por otro lado, algunas mujeres tienen tejidos bastante rígidos (normalmente, son las mismas que sufren fuertes dolores menstruales): para ellas, el período de dilatación es mucho más largo.

La calidad de las contracciones también desempeña un papel importante. A veces, gracias a una buena producción de prostaglandinas (sustancias que influyen tanto en la suavidad del cuello como en la contractilidad del útero), en seguida se tienen contracciones regulares y eficaces, que, en poco tiempo, llevan al parto.

Ningún parto es igual a otro

Si el primer hijo ha nacido rápidamente, ¿cuántas probabilidades hay de que esto se repita? No hay ninguna garantía. Puede ocurrir, a veces, que el segundo parto sea mucho más largo, como sucede, por ejemplo, cuando hay una ruptura precoz de las membranas (es decir, se rompe aguas antes del trabajo de parto). En este caso, el cuello del útero todavía no está preparado para el parto, y el mismo trabajo empieza más despacio. Lo mismo puede ocurrir cuando el bebé es muy grande o cuando su salida está obstaculizada por el cordón umbilical, que está enredado alrededor del cuerpo.

Como todo lo que pasa en la naturaleza, un parto rápido no se puede prever con seguridad, ni siquiera cuando el trabajo ya ha empezado.

Mantener los problemas bajo control

Con una dilatación tan rápida, ¿la mamá no corre el riesgo de tener laceraciones? Efectivamente, un período de expulsión demasiado rápido podría no tener el mismo ritmo de la dilatación fisiológica de las paredes vaginales, que estiran poco a poco sus pliegues para abrir el paso al bebé. Si la mamá tiene una necesidad impelente de empujar cuando todavía no ha terminado la dilatación del cuello uterino, éste puede lacerarse con el paso del bebé, y la mucosa vaginal también podría tener algunos cortes. Es difícil que hayan tirones musculares, porque el tejido es más grueso y resistente.

Un placentero aturdimiento

¿Cómo se vive, emocionalmente, este parto tan rápido? No es posible hacer observaciones generales, porque cada mamá vive la experiencia de forma distinta. Sin lugar a dudas, es mucho más desagradable un parto lento, con un trabajo agotador y la sensación de que el bebé no sale nunca. En cambio, cuando el parto es rápido, es posible que la mujer se quede un poco aturdida, por tener tan pronto entre sus brazos al bebé que hasta hace unos pocos minutos tenía en su barriga. Si todo ha ido bien, también estará aliviada de que todo se haya resuelto tan pronto.

Prepárate para la “sorpresa”

¿Qué hay que hacer para que un parto rápido no nos coja de sorpresa? Es suficiente con tener algunas precauciones:

- 15 días antes de salir de cuentas, prepara la maleta con todo lo necesario para la estancia en el hospital.

- Elige un hospital que no esté demasiado lejos de casa.

- Si ya tienes otro hijo, en cuanto notes una señal, déjalo con una persona de confianza, con quien ya habrás hablado antes (¡y no en el último momento!) de esta posibilidad. Mejor molestarla por una falsa alarma que dejar solo a tu niño.

- Ponte de acuerdo con tu pareja para que sea posible comunicarte con él en cualquier momento, y que lleve siempre el móvil encima.

- Ten a mano todos los números de teléfono que creas que podrían ser útiles en caso de emergencia, sin olvidar el del servicio de taxis, porque nunca se sabe.

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Parto rápido: de qué depende Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (2)

Nesesito nombres pero nose que es todabia