Hola doctor, me gustaría conocer su opinión: mi hija de 18 meses va a la guardería desde principios de septiembre. Hemos seguido el proceso de introducción gradual, ahora se queda hasta después de comer y, después, está con sus abuelos. Le gusta ir, nunca ha habido ningún episodio de rechazo categórico o de crisis fuertes. También he notado que entra serenamente en el edificio de la guardería. A veces, por la mañana, le da por llorar y buscarme, pero, según las maestras, se trata de episodios esporádicos y leves. Sin embargo, por la noche llora y nos llama, y, a veces, tardamos mucho en consolarla. Además, los abuelos me han dicho que la notan cambiada y la ven más triste. Me han dejado entender que piensan que no está preparada para la guardería. ¿Qué opina usted?

Respuesta de Dr. Leo Venturelli

Creo que es necesario dejarle un poco más de tiempo para acostumbrarse a la nueva sensación. La guardería es una experiencia fisiológicamente difícil para los niños. La melancolía y el sueño inquieto son una consecuencia del proceso de adaptación. Además, a los adultos también nos desestabilizan los cambios. Le aconsejo que averigüe si la situación emocional de la niña mejora con el paso del tiempo: es una eventualidad muy posible, porque ir a la guardería con 18 meses puede ser una experiencia muy agradable. No dude en volver a escribirme.

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Pediatría

Últimas consultas en Pediatría

Te puede interesar