Estimado doctor, tengo un bebé de 17 meses que, desde su nacimiento, tiene un angioma en la nariz, no demasiado grande (pensaba que era un rasguño), y otro en la parte inferior de la espalda, en forma de rombo y mucho más evidente, creo que de alrededor de 2 centímetros. El pediatra dijo en seguida que, por cómo estaban posicionados, se reabsorberían poco a poco. Pero yo no veo ninguna mejora, parecen siempre iguales. En su opinión, ¿sería adecuado hacer una visita al dermatólogo o es mejor esperar? Muchas gracias.

Respuesta de Dr. Leo Venturelli

Estimada señora, puede esperar tranquilamente. En general, angiomas como el que tiene su hijo desaparecen espontáneamente en el primer año de vida, pero puede pasar que se necesite mucho más: a veces, es necesario esperar hasta los cuatro años, época en la que se observa la desaparición total en el 80-90 por ciento de los casos. Sí que tendría que ir inmediatamente al dermatólogo en caso de que el angioma empezara a crecer o a sangrar.

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Pediatría

Últimas consultas en Pediatría

Te puede interesar