Estimado doctor. Soy la madre de un bebé de nueve meses y, tras un control cardiológico, hemos descubierto que tiene un conducto arterioso abierto, que haría entrar un poco de sangre en los pulmones. ¿Qué riesgo corre mi niña? ¿Cuánto tiempo tardará en cerrarse? Si no lo hiciera, ¿deberán operarla? ¿Tiene alguna relación con el hecho de que naciera en la semana 37+5 de embarazo? Espero su respuesta. Saludos cordiales.

Respuesta de Dr. Leo Venturelli

El ductus o conducto arterioso es una arteria que, en el feto, lleva sangre desde la arteria pulmonar a la aorta. Al nacer, cuando los pulmones comienzan a respirar, el ductus se cierra espontáneamente a las pocas horas. En algunos casos, puede permanecer abierto y esto provoca el paso de sangre desde la aorta (donde la presión de la sangre después del nacimiento es mayor) a la arteria pulmonar. La mayoría de los conductos arteriosos son pequeños, son bien tolerados por los niños y no causan problemas graves. La necesidad de cerrarlo deriva del hecho de que el flujo de sangre desde la aorta a la arteria pulmonar no sólo provoca un exceso de trabajo del corazón, sino que el conducto puede infectarse si se dilata. Además, con los años, puede provocar un aneurisma y romperse. Actualmente, la gran mayoría de conductos arteriosos se cierran sin necesitar cirugía y con excelentes resultados. La malformación puede ser causada por la prematuridad, pero el nacimiento en la semana 37 de embarazo no se considera prematuro.

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Pediatría

Últimas consultas en Pediatría

Te puede interesar