Doctor, mi hija tiene 10 meses. Es tranquila, juega, ríe y crece muy bien. El destete también ha ido bien. Sólo tengo una preocupación: no se deja mimar. No quiere estar en brazos y cuando intentamos abrazarla (también cuando está relajada) nos rechaza. Ni siquiera conseguimos masajearla. Tengo miedo a que tenga alguna molestia que no conseguimos ver, o también que la molestia sólo sea nuestra porque no conseguimos tener un contacto físico con ella. ¿Qué me recomienda? Gracias de antemano y buen trabajo.

Respuesta de Dr. Leo Venturelli

Estimada señora, si la niña les mira con amor, sonríe, interactúa con ustedes, demuestra entender lo que le dicen y pronuncia algunas sílabas (“ma”, “pa”, “da”, “la”) se pueden descartar problemas neurológicos. Es posible que los abrazos le transmitan la sensación de estar en cautiverio o que la presión excesiva le moleste. Le aconsejo que eviten contactos físicos muy invasivos. Limítense a acariciarla con cariño, a darle la mano o besarle los piececitos. Es posible que un contacto menos fuerte la lleve poco a poco a ser más cariñosa y extrovertida. Saludos cordiales.

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Pediatría

Últimas consultas en Pediatría

Te puede interesar