Le escribo por mi bebé de 22 meses. Ya tiene todos los dientes y va a la guardería desde los 8, no tuvo problemas de inserción y siempre se ha dormido sola en su cama, despertándose de vez en cuando. Ahora, desde hace unos 10 días, ya no quiere dormir en su cama sino en la mía y conmigo, y se despierta continuamente. Va contenta a la guardería pero, cuando la dejo, llora. ¿Es posible que, como ha estado muy resfriada y la he tenido en mi cama toda la noche, se haya acostumbrado mal? ¿Cree que dejarla llorar un poco y entrar en la habitación de vez en cuando es apropiado para sacarle este mal hábito? Espero valioso su consejo. Gracias.

Respuesta de Dr. Leo Venturelli

Querida señora, creo que su interpretación es exacta: la pequeña, habituada a la cama de matrimonio durante el resfriado, se ha adaptado rápidamente a la situación más favorable para ella. No hay duda de que para un niño es muy agradable tener a mamá y papá al lado durante la noche. Creo que ahora, para conseguir devolver a la pequeña a su habitación sin demasiada resistencia, debe adoptar un ritual para dormir (un cuento corto, caricias y mimos, una pequeña luz encendida). No deje tampoco de despedirse con cariño al salir de la habitación, dejando la puerta abierta para que el bebé no se siente excluido y aislado de la familia. Si se pone a llorar, vuelva a la habitación para que sienta (y vea) que está allí y que no la ha abandonado, pero no la coja en brazos: el mensaje a transmitir es que la noche es para dormir y que cada uno tiene su propia cama (excepto en circunstancias especiales, como por ejemplo, fiebre y resfriados)

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Pediatría

Últimas consultas en Pediatría

Te puede interesar