Doctor, quisiera alguna información sobre la halitosis en los niños. Mi hija de 5 años últimamente tiene este problema.

Respuesta de Dr. Leo Venturelli

En la mayoría de los casos, el mal aliento depende de una higiene bucal incorrecta. El más pequeño fragmento de comida que se queda entre los dientes puede, con el paso de las horas, provocar un olor desagradable. El problema también podría depender de una pequeña carie y de la acción de los microbios responsables de la alteración en el olor del aliento. Puede ser oportuno observar atentamente los dientes del niño: si ve una manchita negra, consulte al dentista. El mal aliento también puede depender de una alimentación con cantidades excesivas de carne, leche, huevos y queso, y una cantidad escasa de agua, fruta y verdura. Leche, huevos, carne y quesos son alimentos muy ricos en proteínas; las proteínas, en contacto con la saliva, producen sustancias responsable, del olor desagradable. Si piensa que la halitosis podría depender de esto, es oportuno equilibrar su dieta reduciendo los alimentos demasiado proteicos y aumentando la cantidad de verduras. También es importante que los niños que asumen muchas proteínas beban mucha agua.

Tos, dolor de garganta, resfriados y sinusitis también se manifiestan a través de la halitosis debido a la presencia de microorganismos. Naturalmente, la halitosis desaparece junto con la molestia. Finalmente, la acetona también es causa de mal aliento; se manifiesta cuando en el organismo del bebé hay una carencia de azúcar y suele aparecer tras una crisis de vómito o de alguna enfermedad que haya comportado inapetencia en el niño. Si hay poco azúcar en circulación, el organismo busca energía en las grasas que cuando se queman producen unos residuos llamados “cuerpos cetónicos”. Estos compuestos hacen que el aliento sea poco agradable. Si se trata de acetona, es su pediatra quien debe diagnosticarla. Normalmente, durante esta patología, es necesario que el bebé coma alimentos ricos en azúcares (pan, patatas, pasta, arroz) y sales minerales (fruta y verdura); al mismo tiempo hay que reducir los alimentos ricos en grasas (mantequilla, chocolate, embutidos, leche entera) que aumentan la presencia de cuerpos cetónicos en el organismo (y que, de todas formas, hay que proponer siempre en cantidades reducidas al niño). Si la halitosis continuara durante unos días, es necesario consultar al pediatra.

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Pediatría

Últimas consultas en Pediatría

Te puede interesar