Hola doctor, me llamo Fátima y soy la mamá de Máximo, que pronto cumplirá 2 años. Estoy intentando quitarle el pañal, pero tengo dificultades porque no sé cómo hacerlo. Creo que él es un niño inteligente y que puede conseguirlo, pero ¿cómo se hace? ¿De qué manera? Gracias por su atención, saludos cordiales, Fátima.

Respuesta de Dr. Leo Venturelli

El control de los esfínteres depende del cerebro, que puede estar preparado para una función como ésa sólo y exclusivamente cuando alcanza un cierto grado de maduración, que, generalmente, no llega antes de los 18-24 meses. Para algunos bebés, es necesario más tiempo: hasta los tres años, está considerado normal tanto que el pequeño no aprenda a usar el orinal como que, sobre todo, se  haga pipí encima varias veces al día.

Las señales que expresan la posibilidad de que el pequeño está listo para decir adiós al pañal son las siguientes:

-        Maneja bien los juguetitos, el biberón y la cuchara.

-        Sube y baja las escaleras sin ayuda.

-        Se concentra incluso durante diez minutos seguidos en el mismo juego.

-        Sabe decir correctamente algunas palabras y demuestra comprender su significado.

-        Anuncia que está haciendo o que acaba de hacer caca.

-        Se tensa e interrumpe lo que está haciendo cuando se le escapa el pipí.

El momento ideal para quitarle el pañal y enseñarle a usar el orinal es el verano, porque es más fácil poner remedio a los contratiempos que puedan ocurrir. Aun así, es necesario tener en cuenta que, para ayudar al pequeño a tomar conciencia de que el pipí y la caca se tienen que hacer en el momento oportuno y en el lugar justo, no se debe hacer una presión excesiva, ni gritarle, ni actuar de forma prepotente o agresiva. Además, fuera de casa, se debe ser más tolerante, porque el pequeño puede tener más dificultades, y sentirse menos protegido y más incómodo.

Algunas precauciones que se deben tomar en los primeros días:

-        Comprar un orinal de plástico de algún color y forma divertidos.

-        Dejar al niño sólo con la ropa interior cuando esté despierto, pero ponerle el pañal de noche y para la siesta.

-        Hacer que el pequeño se siente sobre el orinal cuando dice que se le escapa el pipí, o ponerlo por iniciativa propia cada dos horas.

-        En el orinal, hacer que el niño mantenga una postura correcta: pies bien apoyados sobre el suelo, las rodillas, más altas respecto al culito, y las piernas, ligeramente separadas.

-        En los primeros días, no hay que utilizar el reductor para el inodoro, porque la altura de la taza del váter puede hacer que el pequeño se sienta incómodo.

-        No obligar al niño a que esté sentado en el orinal durante más de diez minutos seguidos y, en cualquier caso, es necesario que se le permita levantarse cuando ya no lo aguante.

-        Hacerle compañía mientras esté en el orinal, tal vez, leyéndole un cuento o ayudándole  con algún juego.

Finalmente, alábelo mucho por cualquier resultado y no le grite en ningún caso si se equivoca. Saludos cordiales. 

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Pediatría

Últimas consultas en Pediatría

Te puede interesar