Buenos días. Le explico brevemente la situación: mi hija cumplió dos años en julio. Nunca ha sido muy comilona, aunque el crecimiento es regular, nunca se ha metido nada en la boca (ni juguetes ni las manitas). No está interesada en nada que esté sobre la mesa. No hay nada que le guste, ni dulce ni salado. No mastica nada, se lo traga todo entero con el peligro de asfixiarse. Jugando, sabe hacer el movimiento de masticar, con la comida en la boca, no. Me veo obligada a molerlo todo, de hecho, todavía come un plato único: verdura con carne o pescado. He empezado a aplastar el pescado con el tenedor y se lo come, pero la carne no, si no está completamente triturada no va bien. Me dicen que espere a que vaya a la escuela, que cuando vea a los demás… Pero cada comida es un calvario para mí. Por lo demás, siempre está bien: juega, habla mucho y es muy despierta. ¿Podría darme alguna sugerencia sobre cómo intentar habituarla a otras cosas? Gracias.

Respuesta de Dr. Leo Venturelli

Estimada señora, los tiempos cambian de un niño a otro, por lo tanto, tranquilícese y acepte con paciencia el hecho de que su hija todavía no está preparada para comer a pequeños trocitos.  

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Pediatría

Últimas consultas en Pediatría

Te puede interesar