Soy la madre de una niña de 34 meses y un bebé de 5. Estoy viviendo un periodo difícil que cada vez va a peor. Mi hija empezó a dormir en una habitación sola hace unos meses con mucho entusiasmo y serenidad; últimamente, sin embargo, también se despierta 5-6 veces por la noche y me quiere en la cama junto a ella. Me armo de paciencia y cada vez que puedo hago lo que me pide, pero a menudo sucede que, al mismo tiempo, su hermano (que duerme en mi habitación) se despierta y llora a veces porque tiene hambre y otras por el reflujo (trastorno que padece desde su nacimiento). En estas situaciones me vuelvo loca. La presencia del padre es inútil, ya que la chica le rechaza y se desespera y el bebé sólo se calma en mis brazos. Lo mismo pasa con la siesta de la tarde: la niña ya no puede hacerla porque no me puedo partir en dos. Creo que es un problema de celos, pero no sé qué hacer.

Respuesta de Dr. Leo Venturelli

Su situación es bastante habitual en padres que tienen dos niños y los inevitables celos. Una manera de hacer que la niña se sienta menos celosa es mover el bebé a su habitación, lo que está indicado a partir de los seis meses y lo que podría repercutir en el sueño de la niña. Es cierto que, al estar cerca, los despertares pueden ser más frecuentes, pero para la pequeña podría ser suficiente que usted estuviera en la habitación. Sobre la figura del padre, debería ser él quien llevara a la cama a la pequeña con un pequeño ritual de sueño, para que se convierta en un punto de referencia para la niña, que podría consolarse con el padre y no sólo con la presencia de la madre, que necesariamente está ocupada con frecuencia con un bebé de cinco meses.

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Pediatría

Últimas consultas en Pediatría

Te puede interesar