Doctor, mi hijo de 15 meses pesa 11,350 kg y mide 81 cm. Cuando nació pesaba 3,180 y con 9 meses 11,150 kg. En abril tuvo una gastroenteritis con vómito y diarrea y en mayo su peso era igual que cuando tenía 9 meses. La pediatra le prescribió un análisis y un cultivo de orinas que dieron negativo; en junio el niño pesaba 11,400. En agosto tuvo otra gastroenteritis y ayer pesaba 11,350. La doctora me dijo que si dentro de un mes su peso no aumentara, le prescribirá un análisis de sangre para descartar una posible celiaquía. Mi hijo come, pero no mucho y es hiperactivo. Además, en cada control tiene la garganta enrojecida, pero la pediatra nunca le ha recetado nada. ¿Es oportuno hacerle un exudado para evitar que el problema se vuelva crónico o más grave? ¿Debería preocuparme? Gracias.

Respuesta de Dr. Leo Venturelli

Estimada señora, los consejos de su pediatra son más que correctos, siga con confianza sus indicaciones. En cuanto al exudado, no es oportuno hacerlo ya que el único síntoma es la garganta enrojecida. Saludos.

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Pediatría

Últimas consultas en Pediatría

Te puede interesar