Buenos días, soy la mamá de un niño de 5 años que está en el último año de preescolar. Estoy esperando otro bebé, un hermanito, que nacerá dentro de dos meses. Hace 4 meses que dejé de ir a trabajar por problemas en el embarazo, y, por lo tanto, desde entonces, está en casa conmigo. Desde que volvió a la escuela, en septiembre, cada mañana se levanta con lágrimas en los ojos y con una excusa diferente cada día para no ir. Le aclaro que duerme toda la noche sin despertarse y que son 10 horas de sueño, y que, cuando voy a buscarlo a la escuela, está sereno y feliz. Para mí, sobre todo en esta situación, por la que estoy mucho más sensible que antes, ¡es realmente pesado ver este tormento todas las mañanas! He intentado hablar con él, tranquilizarlo, llevarlo antes y estar un poco en la clase con él, y también a llevarlo y despedirme enseguida e irme corriendo, pero la cosa no ha cambiado. Pasa los primeros 5-10 minutos llorando. ¿En qué me equivoco? ¿Qué puedo hacer? Gracias.

Respuesta de Dr. Leo Venturelli

Probablemente, el niño considera el hecho de tener que separarse de la mamá y de la casa como un castigo, una ofensa, ya que tiene a la mamá toda para él. Sin embargo, estas frustraciones son normales y es normal insistir en llevarlo a la escuela, también porque los hechos demuestran que, a los pocos minutos, se acaban los lloros y las lágrimas. Sea dulce con él, pero decidida, explíquele (pero no mientras llora, mejor por la noche, cuando esté tranquilo) que ir a la escuela es como para papá ir al trabajo, y que tiene muchas ventajas, por todas las cosas que se aprenden y porque puede divertirse con los otros niños. También puede hablar con él su papá, de modo que el pequeño se pueda identificar con él y sentirse un “hombrecito” que, igual que su papá, cada mañana sale de casa para ir a trabajar. 

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Pediatría

Últimas consultas en Pediatría

Te puede interesar