Mi bebé de 17 meses, hace un mes se cayó y se golpeó fuertemente la boca, perdiendo un incisivo. El dentista habla de luxación intrusiva, que sería necesario diagnosticar con una radiografía. Quería preguntarle si es peligroso hacer una radiografía a un niño tan pequeño, y si el diente puede volver a su sitio solo o es necesario hacerlo descender para evitar daños permanentes. Muchas gracias.

Respuesta de Dr. Leo Venturelli

La radiografía en cuestión se puede hacer porque sirve para realizar elecciones operativas en base a la luxación del diente: si el ángulo de luxación es notable o el diente ha sido desviado hacia la raíz de un diente de al lado, es necesario favorecer el descenso reposicionando el dientecito en el lugar correcto. No está claro que sea necesario sacar el diente, al menos que sea la misma encía la que lo expulse de forma autónoma. A veces, el diente se queda de un color menos blanco, porque ya no tiene vida, pero esto no haría necesario sacarlo: mejor un diente grisáceo en su sitio, que guía al futuro diente, que su extracción.  

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Pediatría

Últimas consultas en Pediatría

Te puede interesar