Buenos días, doctor, me gustaría conocer su opinión sobre lo siguiente: tengo una niña de 22 meses que, de repente, por la noche, se ha quejado de un fortísimo dolor en la pierna izquierda sin motivo aparente. Poco antes había bailado y corrido, después la metí en la sillita del coche y tras diez minutos ha empezado a señalarme la pierna lamentándose; cuando la he cogido y la he puesto de pie, me he dado cuenta de que se estaba sosteniendo la pierna, cojeaba y lloraba por el dolor. Lloraba también cuando dormía, mientras que si le tocaba la pierna derecha estaba tranquila. Me he quedado muy impresionada por esta situación tan repentina y por la entidad del dolor. A las 5 de la mañana se ha levantado y ha caminado discretamente. Alrededor de las 8, se ha vuelto a despertar, pero todavía tenía dificultades para tener la pierna extendida y caminar. La he llevado al pediatra, que le ha hecho hacer movimientos, pero el dolor se le había pasado definitivamente. ¿Usted qué piensa? ¿Deberíamos hacer análisis en profundidad? Tengo miedo de que sea una enfermedad grave. Saludos.

Respuesta de Dr. Leo Venturelli

Podría haber sido una artritis fugaz en la cadera, una forma de inflamación que dura de uno a tres días y que se va sin ningún tratamiento y sin dejar consecuencias. A menudo, está relacionada con infecciones virales o con la aparición de exantema en la semana anterior. Como alternativa, puede haber tenido una mialgia o una tendinitis por movimientos inusuales durante las carreras y los bailes de la tarde anterior. También en este caso, la situación es banal y el retorno a la normalidad es lo habitual. Si estos episodios volvieran a suceder, sería útil que médicos y especialistas profundizaran en ello.

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Pediatría

Últimas consultas en Pediatría

Te puede interesar