Mi hijo ya era autónomo desde la edad de dos años. Por desgracia, durante un breve periodo sufrió de fisuras que le provocaban fuertes dolores cuando hacía de vientre. El problema se resolvió hace un año y medio, pero todavía se niega a sentarse en el inodoro para hacer caca. En cambio, no tiene problemas en sentarse para hacer pipí. Hemos probado de todo: recompensas, castigos, supositorios de glicerina, cambio de alimentación para que tenga las heces casi líquidas… pero no hay nada que hacer, en casa quiere el pañal; en la escuela, prefiere hacérselo encima antes que ir al baño: cuando está en compañía de amiguitos de su edad se pone nervioso e introvertido si tiene ganas de hacer caca, porque le da vergüenza pedir el pañal, pero tampoco quiere ir al lavabo.  No sabemos qué más hacer… ¿Hay alguna solución? ¿O algún caso similar? Gracias de antemano.

Respuesta de Dr. Leo Venturelli

Estimada señora, creo que sería adecuado consultar con un psicólogo. 

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Pediatría

Últimas consultas en Pediatría

Te puede interesar