Buenos días, le quité el pañal a mi hija en septiembre (había cumplido dos años ese mismo mes). Respecto al pipí, todo bien, pero, con la caca, todavía tenemos muchos problemas. Al principio, apenas veía que tenía que hacer caca, le ponía el pañal, porque no quería hacerla en el baño ni en el orinal. Después, de repente, empezó a montar escenas. Lloraba desesperada, decía “asco”, “beh”, “caca no”… Yo intentaba tranquilizarla lo mejor posible, haciéndole entender que es una cosa normalísima (tengo otra hija mayor, de siete años, que me ayudó a hacérselo entender). ¡Pero nada! En un cierto punto, dejó de hacerla. Por lo tanto, ¡cada dos días le pongo una perilla de glicerina! Mi pediatra dice que tengo que tener paciencia. ¡Pero llevo así más de un mes! ¿Usted qué piensa? Muchas gracias, Linda.

Respuesta de Dr. Leo Venturelli

Efectivamente, lo mejor es tener paciencia. Podría evitar la perilla cada dos días, algo que seguro que la pequeña no soporta bien, para pasarse a un sobrecito de macrogol (una sustancia que hace retener el agua en las heces a nivel intestinal) todas las mañanas para favorecer la evacuación de heces blandas. Pruebe también a hacerle ver que no hay problema en hacer caca, para no inducir a la pequeña a montar un escándalo.

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Pediatría

Últimas consultas en Pediatría

Te puede interesar