Buenos días, doctor, mi bebé (una niña) de 10 meses y medio, desde hace alrededor de 2 semanas, rechaza cualquier tipo de papilla con cualquier queso, algo que antes sí que comía. Mi marido y yo hemos pensado que puede deberse a que una vez no digirió bien una papilla con un quesito, regurgitó un poco y,desde entonces (esto fue hace alrededor de una semana), lo rechaza un poco todo, en general, y, especialmente, las papillas con queso. ¿Puede haber sido eso? Por la noche, en lugar del quesito (dos veces a la semana le doy jamón cocido), ¿qué le puedo dar a mi hija? Podría mezclar carne y queso, tal vez, si la cojo de improviso lo consigo, no me gusta que deje de comer un alimento que le hace tanto bien y que antes comía con ganas. ¿Podría ser algo momentáneo? Tal vez si no le doy queso durante 15 ó 20 días y después se lo vuelvo a dar, lo comerá, ¿no? ¿Podría darme algún consejo? Gracias y saludos, la mamá de Beatriz.

Respuesta de Dr. Leo Venturelli

Estimada señora, el quesito y los otros tipos de queso se pueden sustituir tranquilamente por parmesano, que es un queso buenísimo y muy nutritivo: añada una cucharada a la papilla de la noche y esté tranquila. Tras unos 20 días, vuelva a probar a ofrecerle a la pequeña el queso que ahora rechaza, teniendo en cuenta, aun así, que si no lo tomara durante meses no habría consecuencias en su crecimiento. Por otra parte, no le recomiendo que mezcle el queso con la carne. En general, está bien respetar los gustos del bebé, sin forzarle a comer alimentos que, de un cierto período en adelante, rechaza, probablemente, porque le molestan de alguna manera. 

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Pediatría

Últimas consultas en Pediatría

Te puede interesar