Buenas tardes, Doctor, le pido una opinión: mi hijo Héctor, un bebé de 10 meses, siempre ha comido mucho y todo lo que se encontraba por delante. Por desgracia, hace dos semanas cogió el rotavirus y fue necesario hospitalizarlo durante 4 noches con goteo. Gracias al cielo, el virus se le pasó y ya no tiene ni diarrea ni vómito, pero… No come. No quiere saber nada, ve la cuchara y gira la cabeza, mientras que antes estaba contentísimo y abría la boca incluso antes de que estuviera listo. Ahora ya no quiere saber nada, la única cosa que toma es la leche de la mañana y a veces pasta con tomate. Le está saliendo un incisivo central superior. ¿Es normal que pase de comer tanto a una total inapetencia? No tiene fiebre ni ningún otro síntoma y es muy avispado (no sé cómo lo hace). ¿Por qué lo rechaza todo? La única cosa que quiere es el plátano a trocitos. Gracias, Ana.  

Respuesta de Dr. Leo Venturelli

Estimada señora, probablemente el organismo de su pequeño necesita reencontrar su equilibrio, al que ha afectado la infección por rotavirus. Mi consejo es que ceda ante Héctor, ofreciéndole los alimentos que le gustan y sin sentir ansiedad porque siga un esquema dietético extraño (plátano, leche, a veces pasta) durante algunos días. Aun así, tenga controlado el peso, para comprobar que no baje: en este caso, sería oportuno hablar con el pediatra. Aun así, creo que la situación volverá a la normalidad en breve. Saludos cordiales.

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Pediatría

Últimas consultas en Pediatría

Te puede interesar