Le escribo para que me ayude a entender un hábito de mi hijo de 21 meses. Aun cenando normalmente a las 19.30, pasta con un vasito de frutas trituradas (a veces pan y yogur de frutas), se despierta dos o tres veces por la noche pidiendo leche. Pensando que era un hábito, he intentado cambiarlo y llevarlo a un sueño continuo. Durante el día come a menudo, pero como es hiperactivo no engorda (casi 12kg): incluso en la guardería tienen esta sensación. Para que descanse bien, ya que no quiere dormir la siesta, mi instinto siempre consigue que me despierte antes que él (me despierto cada 3-3,5 horas), por lo que cuando empieza a moverse, le pongo el biberón en la boca y espero a que termine. Soy una madre que trabaja fuera y dentro de casa y después de mucho tiempo empiezo a estar muy cansada, ¿qué me recomienda? Gracias por disponibilidad.

Respuesta de Dr. Leo Venturelli

Estimada señora, creo que está confundiendo una necesidad normal de mimos con la necesidad de alimentarse: para tranquilizar a su hijo durante la noche, pruebe a hacerle caricias y dele leche sólo durante el día. Si lo necesita, puede sustituir la leche con 10-20 ml de agua.

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Pediatría

Últimas consultas en Pediatría

Te puede interesar