Soy la madre de un bebé (una niña) de casi nueve meses amamantada exclusivamente con leche materna hasta los 6 meses. Estoy a punto de reincorporarme al trabajo y me veré obligada a separarme de ella. Crece a trompicones y pesa 8,800 kg y mide 76 cm (peso al nacer: 3,360 kg). Rechaza la carne y el pescado y come de buena gana queso y jamón. El pecho ya se ha convertido en un capricho o una manera de consolarse, ya que no usa chupete y no tiene otros hábitos: lo usa para dormir y se despierta con frecuencia durante la noche y lo busca. Estoy intentando reducir esta costumbre, pero veo que cuando lo intento se pone especialmente nerviosa y me preguntaba si puede encontrar ella misma otra forma de consuelo, y si a esta edad es demasiado traumático separarse del pecho de la madre. Muchas gracias.

Respuesta de Dr. Leo Venturelli

La separación de un objeto tan importante posiblemente sea un trauma, pero a base de insistir la niña tendrá que acostumbrarse y aceptar la nueva situación: es un paso necesario, que puede hacer más fácil dándole a la niña una sabanita o un objeto (según la edad) que la pueda consolar parcialmente. Empiece ahora mismo, intentando evitar darle el pecho siempre.

 

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Pediatría

Últimas consultas en Pediatría

Te puede interesar