A mi hija de 3 años le han diagnosticado otitis serosa para lo ual le han mandado un tratamiento a base de antibioticos(y otros), tres ciclos de 6 días de duración separados por 20 días. Casualmente dos semanas antes de empezar este tratamiento había acabado con otro tratamiento a base de antibióticos que le mandó el pediatra. ¿De qué manera afecta esto al organismo de mi hija?.

Respuesta de Dr. Luis González Trapote

No existe ningún medicamento que no tenga efectos secundarios, más o menos importantes, más o menos frecuentes, pero que ahí están. De un antibiótico bien indicado, administrado a la dosis correspondiente al peso o superficie corporal del niño, respetando el horario de administración y durante los días necesarios, no hay que esperar toxicidad. La otitis serosa, denominada también otitis media con derrame se caracteriza por la acumulación de seromucosidad en la caja del tímpano (oído medio). La causa más frecuente es el funcionamiento incorrecto de la trompa de Eustaquio, que es el conducto que va desde el oído medio hasta la rinofaringe, cuya función es la ventilación de esta zona del oído. Ese mal funcionamiento puede estar condicionado por el padecimiento de procesos catarrales frecuentes, con acumulación de moco en el orificio de salida de la trompa en la faringe, ocasionando su cierre, la creación de un estado de vacío en el oído medio y la consecuente aparición de la seromucosidad. También un aumento del tamaño de las vegetaciones (adenoides) puede condicionar el mal funcionamiento de la trompa de Eustaquio. Las recidivas de otitis media con derrame o su “cronicidad” pueden afectar (de hecho lo hacen con frecuencia) al tímpano (membrana vibratoria que separa el oído externo del medio), impidiendo su vibración normal y la consecuente hipoacusia, en una edad en la que ésta puede interferir en el aprendizaje. Se proponen muchos tratamientos: antibióticos, si el origen está en una otitis media aguda bacteriana, mucomoduladores, con la idea de que pueden disminuir la viscosidad del moco y su más fácil eliminación. Los correctos lavados nasales con suero fisiológico, repetidos varias veces al día, y de manera continuada, ayudan, sin duda, a la eliminación del moco acumulado. El tratamiento quirúrgico, indicado en muchas ocasiones, va dirigido a la extirpación de las vegetaciones (si su tamaño es exagerado) y a la colocación de unos tubitos de aireación en los tímpanos, que permitirán la entrada de aire desde el exterior, consiguiendo la ventilación del oído medio que no puede conseguirse por el mal funcionamiento de la trompa de Eustaquio. Estos tubitos suelen desprenderse solos, al cabo de unos meses, tiempo en el que, probablemente, el niño habrá superado los problemas que impiden la correcta función de la trompa. Se ha de tener en cuenta que hay una serie de factores predisponentes a padecer otitis medias en general y otitis serosas en particular, como son el contacto con niños que padecen frecuentemente infecciones respiratorias altas (guardería, parvulario) y, muy importante, la presencia de humo en el ambiente que respira la criatura. Está demostrado que el hijo de padre o madre fumadores padece ocho veces más otitis que los hijos de padres no fumadores.

 

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Pediatría

Últimas consultas en Pediatría

Te puede interesar