Mi bebé nació hace 3 meses y tiene un ovalito en la cabeza donde tiene muy poco cabello, parece que esta inflamada esa zona y no le sale cabello nuevo, parece ser alopecia areata...a diferencia de que mi bebé nació con ella, no sé si pueda ser otra cosa o también es posible que la alopecia se tenga desde la gestación.

Respuesta de Dr. Luis González Trapote

La carencia de experiencia en un tema tan especializado como el de las alopecias, que pueden presentar causas muy diversas, me ha hecho extraer las conclusiones más prácticas de un artículo de J. García Dorado, P. Alonso Fraile y P. de Unamuno Pérez  (Pediatr Integral 2004;VIII(3):215-230).
Las alopecias (carencia de pelo) localizadas o extensas, en el bebé pequeñito, pueden ser de origen traumatológico (durante el parto) y no traumatológico. Las primeras son de fácil diagnóstico a través de la historia clínica del parto y de su evolución. Las alopecias no traumatológicas pueden estar provocadas por la existencia de nevus (lunares congénitos de mayor o menor tamaño), como el nevus de Jadassohn o el  nevus sebáceo. Alopecia occipital del recién nacido: un hecho fisiológico y que no tendrá repercusión clínica, es el hallazgo de una ausencia de pelo en la zona occipital del recién nacido, desencadenado tras el nacimiento e intensificado con el roce de la nuca en la cuna tras las primeras semanas de vida,  Atriquias (ausencia de pelo) e hipotricosis (disminución de la cantidad de pelo) congénita: en el  caso de las atriquias, el niño nace con áreas carentes de pelo, bien de forma localizada, o bien de forma generalizada en todo el cuero cabelludo. En los primeros momentos del nacimiento, puede encontrarse el área afecta cubierta por fino lanugo, y con su caída, establecerse ya la alopecia definitiva que quedará en la edad adulta. En las formas de hipotricosis, el pelo no está ausente, pero con el paso de los primeros meses de vida el pelo es tan llamativamente fino y delgado, que centra la atención en la exploración clínica. El grado de afectación capilar (cuero cabelludo, vello, cejas, pestañas, etc.) y la evolución de la misma, condicionará el encuadre en los diferentes síndromes descritos. Conducta a seguir: tanto en un caso como en otro, pueden asociarse diversos trastornos ectodérmicos (dientes, uñas, glándulas sudoríparas, etc.), por lo que parece oportuno realizar exploración básica en ese aspecto y no proceder a técnicas más complejas y agresivas si no se sospecha asociación en ese ámbito. En todo caso, sería deseable, una vez orientado el diagnóstico y dada la rareza del proceso, completar el estudio y la valoración del paciente en una unidad dermatológica. Conviene sistematizar el estudio de cualquier paciente que refiera alopecia: de una minuciosa anamnesis y exploración, podemos obtener importantes datos diagnósticos. Los casos más complejos requerirán técnicas complementarias más sofisticadas.

 

 

 
 
Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Pediatría

Últimas consultas en Pediatría

Te puede interesar