Tengo un bebé de 12 meses y este verano nos vamos 15 días a la playa. Tengo dudas acerca de la digestión para poder meterse en el agua, el sol, la playa, mejor por la mañana o por la tarde. Y el sueño, ¿pasa algo por saltarse los horarios del sueño estos días?

Respuesta de Dr. Luis González Trapote

1.- El tiempo que debe transcurrir entre la ingesta de alimentos y el baño depende exclusivamente de las costumbres de cada individuo. Usted conoce niños y mayores que entran y salen del agua incluso mientras están comiendo, y otros que dejan pasar dos o tres horas antes de hacerlo, ya que, si no es así, sufren un "corte de digestión". Todo depende de lo que hayan hecho siempre. Algo, a mi juicio, muy útil, es que la entrada en el agua no sea brusca sino paulatina, sin tener en cuenta los alimentos. 2.- Un bebé debería permanecer en la playa únicamente en las horas en las que el sol no es de "justicia", es decir, entre las nueve y las once de la mañana (máximo) y a partir de las cuatro y media o cinco de la tarde, que es la hora mejor, ya que, aparte de que el sol no es tan fuerte, comienza a soplar la brisa del mar a la tierra, cargada del yodo que se ha ido evaporando en las horas de fuerte calor (el yodo es un estimulante del aparato respiratorio). Las horas comprendidads entre las once de la mañana y las cuatro y media o cinco de la tarde están prohibidas para los niños, y, si me apura, para los adultos. No obstante, aun en horas "permitidas" los pequeños deben llevar una blusita ligera blanca, gorro, permanecer bajo la sombrilla parasol, se les debe aplicar una crema o loción de protección solar máxima veinte minutos antes de ir a la playa y reponerla cada media a una hora, si no es que se ha bañado, en cuyo caso ha de ser antes. También debe considerar que llevar una pequeña neverita portátil con una botellita de agua le ayudará a soportar mejor el rato de playa. 3.- Los niños son extraordinariamente rutinarios, por lo que es probable que el cambio de ritmo sueño-vigilia le afecte, al menos algo, aunque también es un miembro de la familia que no debe interferir, al menos notablemente en el recreo de sus padres y hermanos si los hay. También puede ser que duerma un ratito de siesta bajo la sombrilla, aunque si van pasadas las cuatro y media o cinco de la tarde, igual ya ha dormido bastante.

 

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Pediatría

Últimas consultas en Pediatría

Te puede interesar