Mi hijo de 2 años y 3 meses prácticamente no come verdura. Sólo consigo darle algún puré de verdura una vez a la semana y guisantes, pero nada más. He probado a dársela de todas las maneras que se me ocurren: en tortilla, rebozadas, con besamel, al horno, muy poca cantidad de verdura con algo que le guste... no hay manera.

Respuesta de Dr. Luis González Trapote

Yo partiría de unas premisas fundamentales en la alimentación infantil: los niños necesitan comer, en general, bastante menos de lo que los padres creen; la ensalada cruda tiene los mismos nutrientes que la verdura cocinada; forzar a comer a un niño que odia ese alimento es un poco cruel, pero forzar a un niño a comer algo que no come porque de esta manera es quien lleva la batuta, es una majadería. Un niño como si tiene gana y nuestra tarea está en cubrir sus necesidades. Si porque un alimento no le gusta  le ofrecemos otro en su lugar que sí le gusta, le estamos enseñando a que puede comer lo que quiera, siendo una cuestión simplemente de insistir. Como he explicado en varias ocasiones, la introducción de una alimento nuevo debe ser él solo y en muy pequeña cantidad, que aumentará a medida que valore que le gusta antes de añadir otro nuevo. Es muy difícil que un niño que dispone de un frigorífico lleno padezca problemas de hambre, aunque es cierto también que, quizás por estar lleno, haya más riesgo en maleducar a los niños con la alimentación.

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Pediatría

Últimas consultas en Pediatría

Te puede interesar