Tengo un bebé de 2 meses y medio y tiene los conductos lagrimales cerradas. ¿Qué tengo que hacer?

Respuesta de Dr. Luis González Trapote

​Los conductos lagrimales o lácrimo-nasales van desde el borde interno del ángulo interior del párpado inferior hasta el interior de la nariz. Sirven para evacuar el exceso de lágrimas que necesitamos para mantener una humedad correcta del ojo, cuando hay un exceso de lágrimas, por ejemplo cuando lloramos, esos conductos son insuficientes para el drenaje del exceso de lágrimas y por salen al exterior.
Si los conductos son más estrechos de lo normal o están obstruidos por algo (quizás una legaña), o una valvulita que hay en su interior no funciona bien, el conducto no puede drenar las lágrimas normales (aunque no llore) y lagrimea continuamente (epífora del lactante). En principio el tratamiento consiste en hacer unos masajes suaves, presionando con una gasita empapada en suero fisiológico el ángulo interno del ojo, intentando eliminar la obstrucción o normalizando la valvulita que no funciona correctamente.
Si no se consigue, la desobstrucción o ensanchamiento del conducto debe realizarlo el oftalmólogo en una pequeña intervención quirúrgica muy simple para ellos, pero bajo anestesia general. El masajear unas cuantas veces al día soluciona un buen número de los casos de epífora.

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Pediatría

Últimas consultas en Pediatría

Te puede interesar