Doctor. Mi mujer y yo tenemos dudas con la posibilidad de que nuestro bebé tenga la enfermedad de Hirschsprung. Le pongo en antecedentes: el meconio lo echó prácticamente todo después de nacer. Ha mamado bien y ha hecho deposiciones durante el primer mes sin problemas. A partir de la quinta semana, estuvo 6 días sin hacer caca. Le metimos un supositorio de glicerina y reaccionó bien. Sin embargo, luego estuvo cuatro días más sin hacer cacas, entonces la pediatra nos envió a urgencias para una radiografía intestinal. En ella, no vieron nada anómalo y el informe fue el siguiente: neumatización con leve distensión de asas intestinales y engrosamiento mural con presencia de aire distal, estreñimiento. Después de la radiografía le dieron medio micralax y fue efectivo. Al día siguiente, la pediatra no lo vio claro y dijo que podría tener un engrosamiento del intestino, nos mandó al especialista para descartar el síndrome de Hirschsprung. El bebé, en sí, se tira muchos pedos, vemos que coge mucho aire cuando mama y, de hecho, ya le estamos dando Casenlax (5mg al dia) y Reuteri (5 gotas al día). Aún así, no hace caca a diario. Cada dos días le metemos una sonda para que no se produzca infección. Ahora, estamos a la espera de la cita con el especialista pero estamos muy confundidos y preocupados. ¿Qué podría ser? ¿Qué posibles consecuencias tiene esta enfermedad? Gracias.

Respuesta de Dr. Luis González Trapote

En la enfermedad de Hirschsprung, una zona del intestino no tiene los nervios por lo que no se producen los movimientos habituales que hacen avanzar las deposiciones en el proceso de la digestión, causando un bloqueo. El contenido intestinal se acumula detrás de ese punto bloqueado. A consecuencia de ello, intestino se dilata y el abdomen se hincha.

Los síntomas que suelen estar presentes en los recién nacidos y en los lactantes son: dificultad en la eliminación del meconio poco después del nacimiento y de la primera deposición en las 24 a 48 horas del nacimiento, aunque en el recién nacido puede presentarse una diarrea acuosa. Dificultad para defecar. Deposiciones explosivas e y poco frecuentes. Ictericia. Poco apetito que conlleva una alimentación deficiente y retraso del aumento de peso. Vómitos.

En la exploración física, el pediatra puede palpar las asas del intestino en el abdomen hinchado. Un tacto rectal puede revelar una pérdida del tono muscular en los músculos de ese último tramo del intestino.

Ante la sospecha de enfermedad de Hirschsprung, pueden realizarse algunos de los exámenes complementarios siguientes: radiografía abdominal, enema opaco (visualización radiológica del intestino del intestino tras la administración de una lavativa con una sustancia opaca a los rayos X), medición de la presión existente en la zona anorrectal (manometría anal) y biopsia del recto, que consiste en la toma de un fragmento de la superficie del recto que permita valorar la ausencia de ganglios (aganglionismo).

Si el diagnóstico se confirma, es probable que se plantee un tratamiento quirúrgico en una o varias sesiones.

No tengo experiencia en el uso del laxante y el probiótico que le han prescrito.

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Pediatría

Últimas consultas en Pediatría

Te puede interesar