Doctor. Tengo un hijo de cinco años. He notado que empieza a tener episodios repentinos de fobia a los insectos. Comenzó después de que le picara una abeja. Me preocupa muchísimo el estado de nervios en que se pone y no sé cómo apoyarlo. Trato de decirle que se calme, que se tranquilice, pero es imposible. Además, estos episodios de nervios no se repiten por un mismo patrón, sino que son repentinos y no sé qué los provoca. ¿Qué puedo hacer?

Respuesta de Dr. Luis González Trapote

Esta fobia que me explica, y la ansiedad que le provoca, ¿le ocurre cuando hay presente un insecto, sea cual sea? Si es así, más que intentar calmarle o tranquilizarle, es cuestión de explicarle (y que compruebe), que hay muy pocos insectos que piquen por las buenas. Una abeja o una avispa picarán si se les molesta, debiendo procurar "espantarlas" de manera suave, buscándoles una salida en lugar de intentar matarlas, ya que si es así el niño pensará que no es verdad que únicamente pican si se les molesta, cuando usted o ustedes están intentando matarlas. Debe ver que la inmensa mayor parte de las moscas no pican (aunque sean asquerosillas al no saber dónde se han posado la última vez), tampoco pican las cucarachas, y lo hacen pocas hormigas.

La colocación de un repelente (de pinza) de ultrasonidos para los mosquitos puede ayudarle también porque sabrá que ni siquiera se le acercarán, ya que las hembras de los mosquitos pican porque precisan hemoglobina para el desarrollo de los huevos que ha de poner, y qué mejor sitio para conseguirla que un brazo, una pierna o el cuello de un humano.Desconozco el ambiente que rodea al niño, pero, si las hay, las arañas caseras sólo muerden también en el caso de que se sientan atacadas, en general.

No es bueno, más bien al contrario, que ustedes muestren "miedo" a los insectos, con el fin de que el niño vea que nadie hace aspavientos por la presencia de una avispa o de un abejorro. Para mí, todo lo demás es cuestión de tiempo, mereciendo la pena consultarlo con un experto si se añaden otras fobias o sustituye la presente por otra u otras, que sería índice de una alteración (leve, probablemente) de la personalidad del niño.

Todos hemos tenido alguna fobia a lo largo de nuestra vida, incluso de adultos. Hay poca gente que soporte estoicamente que el ascensor se detenga entre dos pisos y no acuda alguien inmediatamente a ayudarle.

Si los "ataques de nervios" no se corresponden con la presencia de un insecto (o varios), sino que, como usted dice son repentinos y no sabe lo que los provoca, entonces no sería una fobia a los insectos sino una alteración de conducta que debería consultar con un experto.

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Pediatría

Últimas consultas en Pediatría

Te puede interesar