Tengo un niño que cumplió un año la semana pasada y desde que empezó la guardería hace un mes ya ha cogido una amigdalitis y una otitis que le diagnosticaron ayer mismo. Mi duda es que no sé que hacer, porque no ha ido ni la mitad de días a la guarde, y no sé si quedármelo en casa un tiempo y que deje de ir a la guarderia, o volverlo a llevar, porque es que es llevarlo y al 3º-4º día se pone con mocos y después malito, o si por el contrario es perjudicial para él el dejarle ahora en casa. Es que me sabe mal darle tanta medicina al pobre y verlo malito, porque antes de ir a la guarde no se ponía apenas enfermo.

Respuesta de Dr. Luis González Trapote

El nivel inmunitario de un preescolar de un año es bajo. Normal para su edad, pero bajo. Eso hace que tengan tanta facilidad para contagiarse de infecciones, sobre todo respiratorias y, dentro de ellas, las de origen viral. No son actuales las estadísticas, pero los autores anglosajones calculan que un niño de un año que acude a guardería sufre una media de una infección semanal, que viene a querer decir que no paran de contraer infecciones, en general. Esta es la razón por la que la mayoría de los pediatras consideran la “escolarización” precoz como “nociva”, desde el punto de vista de salud general. Necesaria la mayor parte de las veces por motivos laborales de los padres y carencia de familiares que cuiden de los pequeños en su entorno. Como usted dice, si son mocos solamente, pobrecitos, van (vamos) tirando; pero si aparecen complicaciones bacterianas que obligan a la utilización de antibióticos u otros medicamentos, es para pensárselo. Aunque la mayoría de las guarderías funcionan muy bien, y además de su labor de “guarda” de los niños que acogen, inician una labor formativa, la socialización de los preescolares puede conseguirse también al aire libre, en el parque, donde también habrá niños que pueden transmitir virus respiratorios u otros gérmenes, pero es menos probable el contagio. A partir de los tres años el déficit inmunitario no es tan acusado, y las infecciones suelen ser (siempre en general) más leves, ya que sus “defensas” están en pleno período de formación y lucha. Se oye decir: “si no lo cogen ahora, lo cogerán después”, y es verdad, pero, probablemente, lo harán con unos cuadros clínicos más leves. Si por razones laborales de los padres el niño tiene que acudir a la guardería, piensen, sobre todo, en que sus vacunaciones estén al corriente, sin olvidar aquéllas que, quizás, no están incluidas en el calendario de vacunaciones de la comunidad autónoma en la que viven, pero de las que su pediatra les informará si para el niño pueden ser útiles o no.

 

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Pediatría

Últimas consultas en Pediatría

Te puede interesar