Mi hijo de cuatro meses siempre tiene el ojito izquierdo lloroso y con conjuntivitis. De vez en cuando, me recetan unas gotas, que le alivian, pero al cabo de unos días vuelve a estar igual. ¿Puede que tenga el lagrimal obstruido?

Respuesta de Dr. Luis González Trapote

El lagrimal, que es un pequeñísimo orificio situado en el ángulo interior del ojo, en el borde del párpado inferior, es el desagüe de las lágrimas. Los ojos segregan continuamente lágrimas para mantener húmedos la superficie externa del ojo y el interior de los párpados. Estas lágrimas se van drenando por ese orificio a través de un conducto que desemboca en el interior de la nariz. En circunstancias normales ni lo notamos, pero cuando lloramos, cuando más lágrimas se segregan, éstas en parte se eliminan por el conducto lacrimonasal dando la sensación de tener la nariz tapada, obligando a sonarnos. Las lágrimas que no pueden ser drenadas sobrepasan el borde de los párpados y resbalan por la cara. El problema de su hijo es que tiene obstruido a algún nivel el conducto lacrimonasal, por lo que las lágrimas no pueden ser desaguadas. La presencia de conjuntivitis, si hay legañas, podría ser signo de infección. Con masajes en el ángulo interior del ojo afectado, se puede desobstruir el conducto. Si no es así, ha de ser el oftalmólogo quien lo haga mediante una técnica muy simple.

 

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Pediatría

Últimas consultas en Pediatría

Te puede interesar