Mi hija tiene 41 meses, siempre ha ido baja de peso, rozando la media en altura. En la revision de los 2 años no solo no habia cogido peso; sino que pesaba menos, que en la de los 12 meses; sin embargo comia en exceso. Tambien hacia de 3 a 4 deposiciones diarias. Ante esta situacion el pediatra se planteó realizarle un analisis de perfil celiaco. El resultado fue negativo. En la revision de los 36 meses, su peso fue de 11.800 y su altura 92.5, además en esa época la niña se quejaba constantemente de dolores de tripa ( siempre localizados a la altura del ombligo ). Estos episodios de dolor se han prolongado durante 3 meses, práctiamente todos los días, y varias veces al día ( mientras desayunaba o después de desyunar, en las comidas, después de la merienda y la cena, pero continuaba comiendo bastante ), en esta ocasión el pediatra le mando cultivos y analiticas para descartar parasitos, también fueron negativos.

Respuesta de Dr. Luis González Trapote

La sensibilidad y la especificidad de los análisis dirigidos al diagnóstico de enfermedad celíaca no son del cien por cien, por lo que, si existe sospecha fundada de esta enfermedad, quizás habría que completar los exámenes. Como usted sabe, en el interior del abdomen hay una serie de órganos (hígado, estómago, páncreas, bazo, riñones, intestino delgado y grueso). En la zona que corresponde a la fosa iliaca izquierda únicamente hay intestino grueso, lo que hace pensar que el líquido observado en la ecografía estuviese localizado en ese órgano, lo cual, en principio, no tiene significado clínico. Existe, por otro lado, el denominado síndrome de dolor abdominal recidivante, que se caracteriza por localizarse, habitualmente, en la zona umbilical y periumbilical, los dolores son de tipo espasmódico y no suelen durar más de media hora, sin hacer ningún tratamiento, pudiendo repetirse en el mismo día o al cabo de uno o más días, con carácter recidivante. Una vez descartada enfermedad orgánica, la recomendación es la siguiente: cuando se queje de dolor, atenderle, no quitarle importancia, palparle suavemente la barriga; si hunde los dedos sin dificultad y el dolor no se exacerba, sobre todo al presionar la fosa ilíaca derecha (apéndice), debe tranquilizar al niño, invitándole a sentarse un ratito y recordarle que un poquito de tiempo se le pasará. La solución es espontánea con el tiempo.

 

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Pediatría

Últimas consultas en Pediatría

Te puede interesar