Tengo un niño de 14 meses, y prácticamente desde que tenía unos 3-4 meses odia que le cambiemos el pañal, o le vistamos, en realidad lo asociamos al hecho de estar tumbado en el cambiador o en el sitio que sea, hemos probado varios. Tenemos que estar siempre entreteniéndole para que no se pase todo el tiempo llorando y protestando, y aún así hay muchas veces que no conseguimos entretenerle con nada y entonces ya la tenemos liada. No sabemos que hacer para que para él este sea un momento tranquilo, se produce incluso después del baño cuando le tumbamos ya para secarle y se supone que tiene que estar relajado. ¿Qué podemos hacer? Un saludo y gracias

Respuesta de Dr. Luis González Trapote

Es probable que haya alguna causa que a mí se me escapa desde aquí. Puede ser que se dé cuenta de la ansiedad de la madre en esos momentos, o que oiga que ella le dice: “a ver como te portarás ahora”. Si en la historia clínica del niño no hay ningún dato que permita relacionar el llanto al estar tumbado para vestirle o cambiarle el pañal, pruebe a hacerlo con él sentado o de pie. Será algo más engorroso pero, quizás, el niño valore que es igual estar de pie o sentado que estirado y, sobre todo, no le haga partícipe del “nerviosismo” materno.

 

 

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Pediatría

Últimas consultas en Pediatría

Te puede interesar