Mi hijo David, nació con el lagrimal cerrado en los dos ojos. Ya tiene 6 meses. El ojo derecho ya lo tiene curado, falta el ojo izquierdo que no hay manera de curar, le hago masaje en el lagrimal y se lo labo con suero, pero no hay manera, le lagrimea y siempre con legaña. ¿Hay algún truquillo más que pueda aplicarle o necesita ir al oculista?

Respuesta de Dr. Luis González Trapote

No es infrecuente que un bebé nazca con una obstrucción o un estrechamiento del conducto lacrimonasal, que va desde un pequeñísimo orificio que está situado en el ángulo interno del párpado inferior (algunos lo denominan lagrimal) y el interior de la nariz. Su acción es la de drenar las lágrimas que segregamos continuamente y que sirven para mantener la humedad, imprescindidible, en el globo ocular visible. Si existe una obstrucción o un estrechamiento, este drenaje no existe o está dismninuido, por lo que el ojo lagrimea continuamente. En muchas ocasiones, la práctica diaria de estos masajes que comenta, en el ángulo interno del ojo, solucionan el problema. Si no es así, es preciso que lo vea un oftalmólogo entre los seis y los ocho meses de edad, ya que puede ser necesario un sondaje quirúrgico (muy simple para un especialista), con lo que el problema se resuelve. Es importante, también, que el oftalmólogo valores esas legañas, ya que podría ser que la obstrucción en ese ojo haya desaparecido pero se haya podido infectar. Esta sospecha depende del aspecto de las legañas: fluidas o espesas, incoloras o verdosas, etc..

 

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Pediatría

Últimas consultas en Pediatría

Te puede interesar