Tengo una niña que a los 9 meses se me cayó por unas escaleras con una especie de cochecito-correpasillos. Por suerte, además del terrible susto y experiencia, la niña solo tubo un pequeño hematoma en la frente, y una rascada en el pomulo que le causó un horrible hematoma alrededor del ojo. Parecia que antes del accidente ya empezaba a superar la "angustia a la separación" y podias estar en una habitación a sus espaldas y ella estaba tranquila, o salir unos segundos de la habitación sin que ella llorase.

Respuesta de Dr. Luis González Trapote

Por mi parte encuentro relación de todo con todo. Los abrazos y los mimos correspondidos afianzan a la pequeña en su “mamitis”. No pasa nada, en realidad. Cambiará. Todos los niños lo hacen. En el momento actual todo depende de su disponibilidad para estar por la niña siempre que lo solicite (lo exija). Respecto a los miedos, es cuestión de tiempo y de “despenalizar” los objetos que pueden recordarle su accidente, jugando usted con ellos, dejando patente que a usted no le provocan ninguna angustia. Puede optar por quitar de momento el aro que tiene en la bañera: eso le exigirá más vigilancia, pero nada más. Tenga en cuenta que los niños siempre quieren más. Hacen sus pruebas. Si resultan útiles las usarán continuamente y cada día un poco más. El hecho de que únicamente le dedique a usted los miedos, la ternura especial, etcétera, es significativo de que sabe con quién puede y con quién no utilizarlos.

 

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Pediatría

Últimas consultas en Pediatría

Te puede interesar