Tengo un niño de 19 meses al que adoro pero es muy inquieto y no para un momento, lo que hace que mi marido y yo nos pongamos muy nerviosos. No somos capaces de que obedezca en algo tan simple como no tocar la televisión o no soltarse de la mano en la calle, le avisas de que no está bien pero él insiste...

Respuesta de Dr. Luis González Trapote

Los diecinueve meses es una edad en la que el niño entiende las prohibiciones, aunque eso no quiere decir que las cumpla. Parece claro que si un niño hace una cosa mal hecha se le debe reñir por ello, entre otras razones porque si se le deja "a su aire" puede hacerse daño a sí mismo. Las escapadas en la calle constituyen uno de los riesgos de accidente más frecuentes a esa edad, por lo que quizás, si lo hace con frecuencia, merecería la pena ponerle un arnés con una correa para evitar que se lance a la calzada. En casa deberían proteger todo aquello que pueda constituir un riesgo, como el vídeo o la televisión. No obstante, no me parece que debamos considerar al niño como "especial". La curiosidad en esa etapa de la vida es enorme. Ellos van haciendo pruebas y está en nuestra mano el corregirles, riñéndoles y "enfadándonos" con ellos por haberse portado mal. Conviene que, poco a poco, vaya conociendo el por qué de esas prohibiciones y el daño que puede hacerse si realiza ciertas acciones, aprendiendo que en la casa hay territorios propios (su habitación), donde puede hacer "lo que quiera", y territorios comunes que disponen de unas reglas de conducta para todos, padres e hijos.

 

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Pediatría

Últimas consultas en Pediatría

Te puede interesar