Doctor, mi bebé tiene dos meses y desde hace unos días, cuando le toca la toma, empieza a tomarla muy bien, pero a mitad o antes, se empieza a retorcer y llorar y no quiere comer más. Si le dejamos un rato, poco a poco, consigo que al final se lo tome entero, aunque algunas veces se deja bastante. No sé si es problema de la tetina, si podría ser muy pequeña, u otra cosa. Las cantidades de biberón son las mismas y hasta ahora no había tenido problemas para tomarlas. ¿Qué puede ser?

Respuesta de Dr. Luis González Trapote

 ¿Qué dice el pediatra? ¿Ha visitado al niño? Si no existe ninguna patología que justifique el cuadro, habrá que pensar en un problema relacionado con la técnica de amamantarle, que entiendo que es a través de biberón exclusivamente.

Puede ser que trague aire al mamar del biberón, lo que puede ocasionarle dolor de barriga y, hasta que no lo elimina no vuelve a tomarlo bien (al cabo de un rato vuelve a mamar bien, me dice). ¿Puede ser por el tamaño de la tetina? Sí, puede ser, pero antes de pensar en ello, a no ser que sea auténticamente pequeña para la boca del niño, mire de preparar los biberones siguiendo unas normas que le anoto:

Ponga en el biberón el agua templada, siempre, por comodidad de medida, en cantidades múltiplo de 30; es decir: 60, 90, 120, 150 ml, etcétera. Ponga las medidas de leche en polvo, una por cada 30 ml de agua, rasas y sin apelmazar, de una en una en una, disolviéndolas con una cucharita de tallo largo (de cóctel), sin agitar el biberón, ya que si agita estará haciendo espuma, que es aire, al fin y al cabo. Una vez preparado, compruebe al ponérselo en la boca que sube una columna de aire a medida que el niño chupa, señal de que entra aire suficiente y no tendrá que esforzarse para que la leche pueda ser trasegada. Descanse, si el niño lo desea, cada poco, abra y vuelva a cerrar el biberón con presión suficiente para que no se derrame la leche al volcarlo pero no tanto como para que no pueda entrar aire al mamar.

Recuerde que en la alimentación artificial (con biberón) funcionan las mismas normas que en la lactancia materna: libre demanda, tanto en cantidad como en intervalo entre tomas, y acordarse que debería ofrecerle una pequeña cantidad de agua de tanto en tanto, cosa que en la alimentación materna no es necesario.

Siempre sobre la base, como le decía, de que se hayan descartado problemas patológicos.

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Pediatría

Últimas consultas en Pediatría

Te puede interesar