Buenos días Doctor. En primer lugar agradecerle de antemano su respuesta a mi anterior consulta sobre las múltiples caídas de mi bebé. Me ayudó muchísimo.Mi consulta ahora es sobre la comida triturada que le doy a mi hijo de 14 meses. Desde que cumplió el año que está rechazando la comida triturada, y a veces conseguimos a duras penas que se la coma. Aún toma el pecho, pero cuando le toca la hora de las papillas, es un calvario. El tema es que cuando nos ve comer a nosotros, quiere nuestra comida. Entonces le hacemos arroz, sémola, tortillas de huevo, longanizas…Pero a la quinta o sexta cucharada se cansa de masticar y ya no quiere más. Ahora mide 82 cm y pesa 12,600kg. Como aún toma el pecho, su pediatra me dijo que le quitara la papilla de cereales por la mañana y se la diera por la noche, pero solo tres o cuatro veces por semana, y las demás noches que introdujera comida para que él mastique, pero se cansa pronto. El problema nos lo da con las papilla del mediodía y de la merienda. Come algunas cucharadas, de las cuales la mayoría las escupe. Entonces intentamos darle un yogurt o un petit suisse, o trozos de fruta y se lo come a gusto, hasta que se cansa de masticar. ¿Qué comida debería de darle para saber que le estoy alimentando bien? Muchas gracias.

Respuesta de Dr. Luis González Trapote

 A los catorce meses no parece lógico administrar al niño la comida triturada. Le voy a plantear un esquema de alimentación, como ejemplo, modificable según criterios, pero completo y compensado, aparte de una recomendación: tire la batidora o bien utilícela para hacer zumos o salsas o gazpacho, pero no para la comida habitual del pequeño.

Desayuno: Leche de crecimiento o materna, extraida previamente, con cereales. Si los deja en remojo un ratito se ablandarán y si le gustan crujientes se los da así.

Media mañana: Una fruta o un zumo recién hecho o pecho.

Comida: Verdura (no puré de verdura) con carne o pescado (en trocitos pequeños) y pecho de postre (merece la pena aprovechar la leche que usted tiene).

Merienda: Fruta en trocitos que puede darse mezclada con yogur natural, por ejemplo.

Cena: Arroz o legumbre o pasta (macarrones, lacitos, etcétera) y pescado si comió carne o huevo, y pecho de postre.

No debe forzar al niño. Si al cabo de un poco no quiere masticar más, considere acabada la comida, sin ofrecerle más, ni otros alimentos a cambio. Tenga en cuenta que, aparte vicios, manías y martingalas (pueden masticar perfectamente), a esa edad los niños necesitan comer mucha menos cantidad de lo que comían y de lo que los adultos quisiéramos que comiesen.  Paciencia. No caiga en la tentación de forzarle ni de reñirle ni de cambiarle un alimento por otro, que su angustia no se manifieste. Lo que es algo normal se puede convertir en un problema insufrible.

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Pediatría

Últimas consultas en Pediatría

Te puede interesar