1 1 1 1 1 0(0 Votos)

Mi hija tiene 20 meses. Nació con una talla, peso y perímetro craneal normal (3250 gr., 49cm y 35cm.) A partir de los 4 meses esos valores no seguían las curvas normales y a día de hoy pesa 10 kg, mide 75 cm y su perímetro craneal es de 49'5cm ( ademas tiene fontanelas abiertas y abdomen prominente) El pediatra la ha remitido al neurólogo y al endocrino. De entre las muchas pruebas que tienen que hacerle una es una resonancia magnética. Me han dicho que tienen que sadarla y eso me da mucho miedo. Con los datos que le he aportado, ¿puede decirme si cree imprescindible esa prueba para llegar a un diagnóstico? ¿sabe de que puede tratarse?

Respuesta de Dr. Luis González Trapote

$this->category_title

A distancia, sin conocer exactamente la historia clínica de la niña y basándome exclusivamente en los datos que me proporciona, no me siento capaz de opinar sobre el diagnóstico ni sobre las indicaciones de exploraciones solicitadas por un neuropediatra y un endocrinólogo infantil. Es cierto que a los 21 meses la práctica de una resonancia magnética exige la sedación de la criatura, ya que durante dicha exploración se debe permanecer absolutamente quieto. Esta sedación la realizará un especialista en anestesiología y no se trata de una anestesia, sino que, simplemente se induce el sueño en la niña para poderle realizar la prueba correctamente.

 

Sobre el experto
img_salvamamas
Y tú ¿Qué opinas?
Comentarios
  • No se han encontrado comentarios