Tengo un niño de 5 meses y medio, que empezó a dormir de un tirón a los 5 meses y le duró 3 dias, pq se puso malito y se despertaba cada noche 4 ó 5 veces. Ahora que está bien, se despierta cada noche llorando, entre las 12 y las 3:00h y no sé porqué. Le cuesta calmarse solo, aunque te estés allí intentado calmarlo, cantando, hablandole, nada. Hasta que lo coges no para de llorar.

Respuesta de Dr. Luis González Trapote

Voy a intentar darle mi opinión a cada uno de los puntos: “…empezó a dormir de un tirón a los 5 meses y le duró 3 días, porque se puso malito y se despertaba cada noche 4 ó 5 veces”. Cualquier persona, adulto, niño o bebé, cuando se encuentra mal (no especifica cuál fue el problema), manifiesta su malestar de muchas formas, no descansando, no comiendo, etcétera. “Ahora que está bien, se despierta cada noche llorando, entre las 12 y las 3:00h y no sé porqué”. Es muy probable que durante los días de enfermedad, pobrecito, ante su llanto, se le proporcionasen los mimos y atenciones que pedía. Es muy lógico y normal que eso ocurra. Ahora estamos “pagando” un poco el mal acostumbramiento. No es una crítica. Todos habríamos hecho igual. “Le cuesta calmarse solo, aunque te estés allí intentado calmarlo, cantando, hablándole, nada. Hasta que lo coges no para de llorar”. Me parece fundamental descartar la existencia de un problema físico que le impida conciliar el sueño. Seguramente ya lo ha hecho y ha sido explorado por el pediatra. “No sé como actuar, si cogerlo o aplicarle el método “Estivill” y se acostumbre a que no siempre le vamos a coger. Pero es muy cabezón, se pone hecha una furia, se pone más nervioso y como no para de darse la vuelta boca abajo y no le gusta, llora más”. No veo que haya ningún inconveniente en poner en marcha una pauta de actuación como la que comenta. Funcionan muy bien, siempre y cuando se cumplan al cien por cien prácticamente, pero los fallos en su ejecución hacen que cada vez sea más difícil solucionar el problema. “Por la noche le doy biberón y pecho y se duerme así, y lo meto en la cama habiéndose dormido comiendo. ¿Fallo ahí?”. Sí, falla ahí. Acostar al bebé con el biberón en la boca puede hacer que los residuos de leche que le quedan en la boca se contaminen, creando un ambiente séptico de cara a la próxima, seguramente, erupción dentaria. Acostarle cuando ya está dormido hace que la última imagen que al bebé le queda es la de estar en brazos de su madre. Si se despierta, se encuentra solo, pudiendo tener sensación de abandono, aparte del susto correspondiente.

 

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Pediatría

Últimas consultas en Pediatría

Te puede interesar