Alejandro tiene 5 años, dejó el pañal a los 2 años, tanto de día como de noche. Pero al cabo del año aproximadamente empezó a orinarse por la noche, y así sigue hasta ahora. Su pediatra me recomendó que no bebiera líquido a partir de las 8/9 de la tarde pero eso no funciona y que no lo despertara durante la noche para ir al baño.¿Qué puedo hacer?

Respuesta de Dr. Luis González Trapote

La ausencia del control de la micción por la noche se denomina enuresis nocturna. Se considera que se escapa de la normalidad a partir de los cinco años de edad y ocurre más de una vez al mes. La enuresis nocturna puede ser primaria (se le escapa el pipí por la noche desde siempre) o secundaria (ha pasado una etapa en la que lo controlaba, como le pasa al niño). También, la enuresis puede ser orgánica (depende de alguna alteración anatómica del aparato urinario) o funcional (no hay problemas en el aparato urinario). Generalmente, el primer paso en el diagnóstico pasa por un análisis de orina, ya que, aunque la enuresis orgánica no es frecuente (un 3 por ciento), tiene que ser descartada. Si se trata de una enuresis funcional (lo más frecuente) y, sobre todo, si es secundaria, como le pasa a Alejandro, lo ideal sería encontrar la causa de su recaída, aunque puede ser muy difícil y no encontrarla nunca. También es importante valorar si se trata de una enuresis sintomática simple (no hay otros síntomas que hacen pensar en el llamado síndrome enurético), y no se junta a incontinencia durante el día o hace muchas veces pipí durante el día, o no puede aguantarse cuando tiene la necesidad. De cualquier forma, como actuación común en todos los casos, lo que se recomienda es no poner pañal por la noche sino proteger la cama con sábanas especiales. No puedo pedir a un niño que no se haga pipí pero le pongo el pañal para que se lo haga. No culpabilizarle; al contrario, alabarle si hay alguna “mañana seca”. La restricción de líquidos a partir de las seis de la tarde debería acompañarse de un aumento de la ingesta de agua o líquidos en general durante el resto del día, procurando no ir a orinar ante el primer estímulo. Despertar por la noche puede ser útil si el niño es totalmente consciente de que va al lavabo y orina; si no es así, no sirve de gran cosa. Existen medicamentos que, administrados durante períodos cortos de tiempo, pueden ayudar también a producir menos cantidad de orina durante la noche. Cualquier actuación de las que le he comentado tiene que pasar siempre por el control del pediatra, que es el especialista idóneo para tratar de una u otra manera, dependiendo de cada caso.

(Te interesa: Enuresis nocturna: qué es, causas y cómo ayudar al niño)

 

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Pediatría

Últimas consultas en Pediatría

Te puede interesar