Desde hace unas dos semanas y media mi hijo de 7 meses cogió un típico constipado. En principio todo bajo control, pero desde hace una semana por las noches tiene mucha tos, tose dormido pero cuando empieza no para, comenzó con todo de moco, pero ahora es más bien seca. Al final hemos pensado que quizás la habitación no está bien humidificada, ¿podría ser por eso?, he leído en vuestra revista que eso podría producir tos. El niño está contento, eso si antes comía muy bien y ahora, sobre todo la papilla de fruta, le cuesta más, ¿puede ser todo por lo mismo?

Respuesta de Dr. Luis González Trapote

Lo habitual, en el curso de un resfriado, es que al principio la tos sea más bien seca, cambiando a productiva a partir del momento en el que la secreción de moco aumenta. Humidificar el ambiente puede ser útil hasta llegar a una humedad del 65 al 75 %. Una humedad más elevada puede aumentar el volumen de mucosidad segregada y ocasionarle más problemas al bebé. Un resfriado es una infección de las vías altas del aparato respiratorio, por lo que debe considerarse completamente normal, como nos pasaría a usted y a mí, que se pierda el apetito. No fuerce al niño a comer, es contraproducente. Lo que sí debe hacer es ofrecerle agua con frecuencia, que le ayudará a fluidificar los mocos. Si le está dando el pecho, ofrézcaselo con más frecuencia y en pequeñas cantidades, ya que la primera leche que mamará es muy acuosa.

 

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Pediatría

Últimas consultas en Pediatría

Te puede interesar