Buenos días Doctor. Mi hija, de seis años, cogió tos hará cosa de un mes. Estuvo con ello durante tres semanas, tosiendo todo el día. Le preparaba purés calientes y alguna infusión de tomillo con miel, que se tomaba antes de acostarse. Poco a poco, le fue disminuyendo la tos. Ahora ya llevaba más de una semana que parecía que estaba bien. Sin embargo, esta noche ha empezado a toser otra vez. Lo curioso es que ella duerme; no se da ni cuenta, pero tose bastante durante toda la noche. Por la mañana, se le quita de tos; como si nada. ¿A qué se debe? ¿Aún no está curada? ¿Qué puedo hacer para conseguir terminar con la tos nocturna? ¿Sigo con las infusiones de tomillo y miel o es mejor que acuda al pediatra para que le recete un jarabe? Gracias Doctor.

Respuesta de Dr. Luis González Trapote

 
Respuesta del Doctor Trapote:

Se me hace extraño que haya sido capaz de esperar un mes para consultar con el pediatra la tos de la niña. La tos es un síntoma no una enfermedad, y el tratamiento de la tos es el de la enfermedad que la provoca. Otra cosa es que además del tratamiento de la causa se intente alguno que le ayude a disminuir la tos mientras el causal hace su efecto.

Se me hace extraño que haya sido capaz de esperar un mes para consultar con el pediatra la tos de la niña. La tos es un síntoma no una enfermedad, y el tratamiento de la tos es el de la enfermedad que la provoca. Otra cosa es que además del tratamiento de la causa se intente alguno que le ayude a disminuir la tos mientras el causal hace su efecto.

Enfermedades o procesos que provoquen tos hay muchos, que en general van acompañados de otros síntomas y signos que orientan al pediatra hacia el diagnóstico y por ende al tratamiento. Desde simples mocos retenidos en la garganta o en los senos maxilares, pasando por procesos bronquiales, neumónicos, irritación de garganta por infección o por fumar en su presencia o respirar sustancias irritantes, bronquitis, etcétera, aparte de situaciones que pueden provocar toses psicógenas, me parece de la más pura lógica que la niña sea atendida por su pediatra, no para que le dé un jarabe, sino para que investigue y diagnostique la causa, aplicando el tratamiento idóneo, según el caso.

La miel, sea o no con una infusión o simplemente con agua, así como la colocación de una cebolla abierta en la mesita de noche de la niña, constituyen medidas naturales que pueden paliar la tos, pero que, desde luego, no van a eliminar la causa.

 

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Pediatría

Últimas consultas en Pediatría

Te puede interesar