Tuve depresion posparto en mi primer postparto y tambien la estoy pasando ahora,no siento felicidad,no me apetece hablar,todo se me hace un mundo,ademas mi marido cree que yo me voy a espabilar tomando el una actitud de pasar de todo, y estar enfadado conmigo que en lugar de generarme tranquilidad, me genera mas prisa en que yo ponga de mi parte.

Respuesta de Elena Fernández - Sonia Martínez

Muchas gracias por escribirnos y contarnos con detalle y precisión cómo te sientes. Entendemos que la depresión postparto es una de las enfermedades más frecuentes tras el parto, que afecta a una de cada diez parturientas y debe ser tratada adecuadamente por diferentes especialistas, tanto médicos para que puedan hacer uso de una medicación puntual como la que están realizando y también un especialista de la salud mental como un psicólogo, para evitar que no se prolongue innecesariamente y perdure en el tiempo. Menos de un mes de tratamiento con paroxetina, parece poco tiempo para esperar la respuesta completa. Habría que esperar al menos un mes más para esperar todos los beneficios en la mejora del pensamiento y del ánimo, así  que, mientras, es importante mantener actividades lúdicas que mejoren nuestros bienestar. 
Encontrarás síntomas normales en esta situación y que también padecerán otras madres que estén en tu misma situación pasando por una amplia variedad: tristeza, fatiga, irritabilidad, insomnio, pérdida de apetito, incapacidad para disfrutar, desbordamiento y ansiedad.
Como bien citas en tu consulta, ya hay algunos de estos síntomas que estás detectando y empieza a crecer tu preocupación por ellos. Incluso hay ocasiones en que las madres tengan el temor de quedarse solas con todas estas preocupaciones y se sientan tan indefensas que no deseen quedarse solas con el bebé, ocasionando tensiones en la pareja.
Desde estas líneas te animamos a comprender tu situación y tratarla como puntual, ya que en otra ocasión también la tuviste y puedes comprobar cómo saliste fortalecida de ese momento para emprender ahora otra nueva concepción y toda la ilusión que conlleva y, quizá, ahora no estés viendo o sintiendo con tanta nitidez. La medicación irá ayudando a que mejores puntualmente y te animamos que puedas conocer de la mano de un profesional cómo mejorar tu sensación de bienestar en el día a día. Precipitarnos a imaginar un futuro horrible no ayudará a mejorar tu PRESENTE, tu Aquí y Ahora que aún tienes la posibilidad de mejorar, y eso dependerá de ti. Te será de gran ayuda visualizar imágenes de futuro más positivas cuando esos temores ocurran (por ejemplo, visualizar lo feliz que estarás con tu marido un día en un parque viendo cómo vuestros hijos crecen felices y respirar profundamente tranquila, serena y relajada).
Todos tenemos temores, y es recomendable que todos aprendamos a manejarlos. Este será un buen motivo para avanzar, ya que si aprendes a regular tu miedo, podrás ayudar a que toda tu familia también lo aprenda a hacer y sabes que eso merecerá mucho la pena. Es como si la prueba ahora que estás pasando, va a ayudar al resto de familia en otro momento. Tu experiencia sirve y es importante, así que, date el valor que tienes y aprovecha este instante de grandes aprendizajes, donde sin duda alguna vas a salir más fortalecida. Potencia tus fortalezas aunque estén muy bajitas ahora. Sabes que las tienes. Te animamos a que lo hagas para cuidarte tú primero y luego compartirlo con los demás.
Aceptar cómo estás ha sido un paso vital e importante y ahora te pedimos que, día a día, te esfuerces en conseguir tu felicidad. Después vendrá la de los demás: tus hijos, tu marido… pero primero hay que cuidar de la tuya para que puedas seguir avanzando. No se trata de descuidar al resto de personas de tu vida, sino de crear una especie de rutina con una lista de actividades que todos los días vayas cumpliendo. Aunque te parezca al principio un gran esfuerzo, verás que ir cumpliendo pequeñas tareas será positivo para ir sintiéndote mejor. Las tareas pueden consistir en un listado de actividades que te agraden para empezar a sentir mayor bienestar y de nuevo empezar a sentir ese disfrute. Puedes empezar por actividades que más te gusten, esas que te hacen sentir muy bien simplemente por el hecho de hacerlas.
Ante la depresión científicamente está demostrado que hay un ejercicio que aumenta el bienestar: 
-    Escribir todos los días tres cosas positivas que han sucedido, como por ejemplo: hoy he hablado con una amiga, hoy he acariciado a mi hija, hoy ha salido el sol, hoy he paseado y me he sentido llena de vitalidad.
Martin Selligman, psicólogo y padre de la psicología positiva, con este ejercicio detectó que al cabo de 15 días las personas con depresión grave pasaron a tener una depresión leve o moderada y el 94% comentó sentirse mejor.
Por tanto, el primer paso para la felicidad consiste en reconocer nuestro anhelo de incrementarla, que no es una ilusión sino un objetivo de importancia vital y tenemos derecho a conseguirla y medios para alcanzarla.

Sonja Lyubomirsky en su libro: LA CIENCIA DE LA FELICIDAD, demuestra de forma científica maneras de cómo se puede aprender a ser feliz siempre que empecemos a adecuar las actividades a cada persona. Basta empezar a elegir una y esforzarse a diario para practicarla. Aquí te resumimos una lista para que puedas ir eligiendo:

EXPRESAR GRATITUD,
CULTIVAR EL OPTIMISMO
EVITAR PENSAR DEMASIADO Y EVITAR LA COMPARACION SOCIAL
PRACTICAR LA AMABILIDAD
CUIDAR LAS RELACIONES
DESARROLLAR ESTRATEGIAS PARA DESARROLLAR ESTRÉS
APRENDER A PERDONAR
HACER MÁS ACTIVIDADES QUE RELAMENTE TE ATRAIGAN
SABOREAR LAS ALEGRÍAS DE LA VIDA
COMPROMETERTE CON TUS OBJETIVOS
PRACTICAR RELIGIÓN O ESPIRITUALIDAD
OCUPARTE DE TU CUERPO

Animamos muchísimo a que prosigas y que os concedáis en la pareja un tiempo para estar cercanos y compartir vuestros sentimientos, sin juzgar, sólo para uniros más en esta construcción de una vida mejor. Evitemos el monotema de la negatividad cuando aún hay tanto positivo a lo que dar luz. Al menos una cosa cada día aumentará tu bienestar, vuestro bienestar y el de toda la familia.
El día a día intercalando también la expresión de gratitud por las cualidades tan positivas que ambos tenéis, será la nueva etapa que gracias a la depresión, podéis empezar a saborear. También vuestra hija agradecerá esas gotitas de reconocimiento y lo mismo hasta os sorprende con algún abrazo espontáneo. Los niños son muchas veces nuestros mejores maestros. Ellos son felices. Guardan muchos secretos y seguro que junto a ella, volverás a aprender de lo pequeño para resurgir con enorme fuerza. Nos encantará saberlo. Un abrazo y hasta entonces, te esperamos.
 

 

 

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Inteligencia emocional

Últimas consultas en Inteligencia emocional

Te puede interesar