Soy madre primeriza de un bebe de 5 meses y tengo 22 años y de niña solían gritarme cuando hacia algo malo y ahora me doy cuenta de k as veces cuando mi bebe empieza a llorar me molesta tanto k acabo por gritarle también y algunas noches cuando se despierta también le grito por no querer volver a dormir.

Respuesta de Elena Fernández - Sonia Martínez

Hola y gracias por contarnos tu experiencia. Cuando somos padres es muy normal repetir el patrón de nuestros progenitores porque es el que hemos aprendido. Tienes gran terreno ganado puesto que has tomado conciencia y sabes que estás repitiendo lo que hicieron contigo y como te pasó a ti te gustaría no hacer lo mismo con tu bebé.
Sabes que el problema se acentúa cuando te sientes desbordada (cansada o estresada) o te han sucedido experiencias que no son positivas. Lo que te sucede según comentas es un “Secuestro emocional” la emoción te secuestra y actúas de manera impulsiva (Actuas, paras y luego piensas…. Momento en el que te sientes culpable por no haber actuado de otra manera).
Te proponemos que potencies tu capacidad e autocontrol y busques maneras de responder de una forma impulsiva cuando un enfado te recorre el cuerpo.
Primero te animamos a que puedas reflexionar:
¿Cuál crees que es el motivo de su llanto?
¿Qué te enfada tanto de la situación?
¿Es realmente con el niño con quien estás enfadada?
¿Qué te puede ayudar a descargar ese enfado de otra manera más positiva?
Sería bueno que observases  (sin juzgarte) lo que piensas cuando él llora para cambiar aquellos pensamientos que te hacen sentirte desbordada por tu emoción por otros más adecuados (“es normal que llore, es la única manera que tiene para comunicarse”), también que utilizases tu respiración para relajarte, cerrando los ojos y respirando profundamente hasta que el aire llegue a tu estómago y luego soltar poquito a poco y a un ritmo lento haces que tu nivel de activación pueda bajar y esto te ayudará.
Hay una técnica que evita los secuestros emocionales. Como si de un semáforo se tratara visualiza primero el ROJO: Para, después el AMARILLO: Piensa y por último el VERDE: Actúa.
Es una técnica que invierte el orden que antes comentábamos y está más ligado a la impulsividad. Tiene grandes beneficios ya que ha ayudado a personas y a familias enteras, a reducir su impulsividad cuando no es necesaria, evitando enfados innecesarios, culpas innecesarias y un ambiente desagradable y hostil que el bebé percibe. El tan conocido “cuenta hasta diez” en su formato más visual.
Detectar la intensidad de tu enfado te ayudará, observa cuando te estás enfadando para poder salir de la situación, cambiar los pensamientos que no te están ayudando, respirar profundamente; cuando baje la intensidad de tu enfado será el momento de ir a ver al niño. Esto te ayudará a actuar de modo más eficaz y evitará los consecuentes sentimientos de culpa. Te deseamos lo mejor y ánimo con este reto de educarse en el autocontrol, merece la pena!!!

 

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Inteligencia emocional

Últimas consultas en Inteligencia emocional

Te puede interesar