Tengo un bebé de 16 meses, es un niño muy cabezota y muy inquieto (no se para nunca nunca nunca...). Él sabe todo aquello que nosotros no le dejamos tocar pero en cuanto nos damos la vuelta, se acerca poco a poco hacia ese objeto, nos llama y luego se apura para cogerlo y tirarlo antes de que lleguemos a su lado.

Respuesta de Elena Fernández - Sonia Martínez

Gracias por escribir lo que te preocupa y por tu interés en mejorar, al igual que vuestro hijo está aprendiendo lo que debe o no hacer, vosotros también. Es normal que el niño vea divertido tirar algo que va a llamar la atención de sus papás; muchas veces sin darnos cuenta les prestamos atención cuando no están comportándose bien y, sin embargo, cuando su comportamiento es adecuado no les prestamos la atención que necesitan. La técnica que utilizáis de ignorar este comportamiento es correcta y os está funcionando, podríais complementarla con guiar a vuestro hijo hacia un comportamiento más positivo reforzando éste. Podéis aprovechar situaciones en las que lo esté haciendo bien para reforzarle, guiarle con la palabra  (“muy bien”, “estás tranquilo jugando con tus juguetes, me gusta mucho que me digas que “sí”, “eres un niño muy paciente”, “has obedecido a tus padres a la primera”, “sabes que esto no se puede tocar, eres muy listo”) y con los gestos (guiñar el ojo, aplaudirle, sonreírle…)
Respecto al “no” que nos comentáis, por un lado, alguna vez algunas personas de su entorno se habrán reído o habrán realizado comentarios que al niño le han llamado la atención y continúa haciéndolo, de nuevo llama más la atención si dice “no” que si dice “sí”; por otro lado, una de las formas que tiene el niño de aprender es mediante la imitación, le dicen “No” y él cuando puede lo utiliza. Cuando ocurran estas situaciones:

1º- Antes de que conteste- “seguro que ahora lo vas a hacer muy bien, vas a obedecerme y nos vamos a ir a dar un paseo”.
2º- Si ya lo ha hecho- “no me gusta que hagas esto” y se le retira la atención.
3º- Si lo ha hecho bien- “muy bien, estoy orgullosa de ti, vamos a jugar al juego que te gusta”

La descripción que nos haces nos ayuda a saber qué está ocurriendo pero te aconsejo que tengas cuidado de no utilizar adjetivos negativos delante del niño ya que no le ayudarán a mejorar. Es importante penalizar la conducta (“esto que haces no me gusta) y no al niño (“eres muy nervioso”) ya que el ser nervioso no se puede cambiar y etiqueta al niño.

Por último, los niños necesitan probar sus límites, ver hasta dónde pueden llegar y esto pasa a ciertas edades: 1 año, 3 años, 7 años y 13 años, más o menos. Es parte de su desarrollo y les ayuda a desarrollar su identidad. Ánimo!

 

 

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Inteligencia emocional

Últimas consultas en Inteligencia emocional

Te puede interesar