Hola Rocío, tengo un niño de 33 meses, al que tuve que quitar de la guardería, porque venía casi todos los días arañado, mordido o golpeado, al estar en un ambiente, a mi juicio, un poco descontrolado, se ponía muy nervioso y se portaba peor. Empujaba a otros niños,  apretujaba o se tiraba encima aplastándolos, lo que provocaba que le agrediesen.

Respuesta de Rocío Ramos-Paúl

Tener poco tiempo para estar en casa y no poder cambiar esa situación es una queja real y generalizada en nuestros días. Los  padres, sienten culpabilidad porque pasan poco tiempo con sus hijos y tienden a consentirles más, a ser más indulgentes, pensando “pobre, con lo poco que estoy con él como no le voy a darle lo que me pide”. Es necesario dedicar todos los días un tiempo de calidad al niño y calidad es jugar con él, disfrutar de estar juntos, hacerle protagonista pero también decirle que no, mantenerse firme con las consecuencias…..
Los niños reclaman atención y protestan si no se pasa tiempo con ellos, si por ellos fuera tendrían a los padres todo el día detrás, no entienden de hipotecas, pagos y economía familiar y llevan a cabo “acciones de protesta” que casi siempre tienen que ver con rabietas, contestar “no quiero” a cualquier petición, arrojar juguetes o ser bruscos en las relaciones con los demás.
 Hay observar que beneficios obtiene el niño cuando realiza este tipo de conductas (más atención por parte de los padres, comprarle algo por no aguantar sus gritos, permanecer con él hasta que se le pasa la rabieta, etc), y suprimirlo; a la vez que aumentamos el número de veces que le señalamos lo que nos gusta cuando nos da un beso o lleva a cabo cualquier tarea o comportamiento adecuado.  Pegar, es un comportamiento propio de esta edad, se pueden aplicar consecuencias a este comportamiento si: cuando hace daño  le retiramos con firmeza del lugar, siempre mostrando una actitud tranquila, dejamos de jugar con él unos minutos, o ignoramos su comportamiento. Todo lo anterior sólo será eficaz si cuando el niño muestre un comportamiento cariñoso  (dar un abrazo, compartir un juguete), pide perdón o se muestra tranquilo, le alabamos el esfuerzo, diciéndole lo mucho que nos gusta estar así con él.

 

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Rocío Ramos-Paúl

Últimas consultas en Rocío Ramos-Paúl

Te puede interesar