Mi bebé y yo

Mi hijo es muy rebelde

( 24 votos) load

Hola Rocío. Imagino que tienes muchas consultas de este tipo pero yo es que ya he agotado mi paciencia, estoy desesperada y desbordada, hasta a veces pienso que no aguanto a mí hijo.Tiene dos años y nueve meses y es muy rebelde, cuando le pides que haga algo hace como que no oye y al final después de pedirle varias veces que venga o que recoja los juguetes etc, solo obedece cuando lo amenazamos con el castigo cuando ya nos ve enfadados.

Es frecuente intentar que el niño cambie su comportamiento en general, “que se porte bien” dicen los padres, eso se produce empezando por elegir una sola conducta de las que queremos cambiar y premiamos cualquier logro que consiga. Por otro lado, las conductas de los niños nos cuentan lo que les pasa, es importante evaluar si se han producido cambios que hayan podido alterar su comportamiento, es decir hay que escuchar que nos piden con su conducta.
Alrededor de los dos/ tres años muchos niños descubren que lo que hacen, provoca reacciones en los demás y así deciden repetirlo, o no. Es muy frecuente caer en el error de dar órdenes haciendo hincapié en comportamientos inadecuados. Por ejemplo “no grites”, “no cojas el mando de la tele”, “no tires de la cortina”. Cuando marcamos las órdenes en negativo estamos atendiendo a lo que no tiene que hacer el niño, sin explicarle lo que queremos que haga. Sí aprendemos a reorientar nuestras ordenes hacia un lenguaje positivo, es decir: “habla bajito, te oigo mejor”, “dale el mando a papá para que lo guarde”, “juega aquí en la mesa en vez de detrás del sillón” el niño sabrá lo que le estamos pidiendo y podrá llevarlo a cabo.
Hábitos y normas son fundamentales en la vida del niño, aunque protesten. Revisar si cumplimos con ellos es el primer paso para dar seguridad al niño y como consecuencia, para que se sienta más tranquilo. La hora de comer es un buen ejemplo:comer a la misma hora, marcando un horario y cumplirlo. En el mismo lugar y de la misma manera, avisando al niño que se acerca el momento de la comida para que vaya finalizando la actividad que esta haciendo.  Recordarle el ritual previo a sentarse a comer, “ponte el babero”, “nos lavamos las manos”, etc y si es necesario, acompañarle mientras lo hace. Son actitudes claves para instaurar un adecuado hábito de alimentación. 

 

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Mi hijo es muy rebelde Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)